Cómo maquillarse de día: maquillaje natural, rápido y sencillo

Corrige imperfecciones con un maquillaje de día perfecto

Hay mujeres que prefieren ir con la cara lavada sin más y otra que prefieren ponerse un poco de maquillaje efecto buena cara. En lo que coincidimos todas es en que no nos gusta nada tener que pasar mucho tiempo en el baño, menos aún cuando tenemos prisa por llegar a tiempo al trabajo. ¿Quieres leer unos trucos para saber cómo maquillarse de día? Un make up rápido, sencillo, natural y realmente bonito. ¡Coge papel y lápiz que empezamos!

Consejos para saber cómo debe ser un maquillaje de día

Para ir al trabajo, para quedar con amigos, para pasar una mañana en el parque con nuestros hijos… Un maquillaje de día debe ser natural, para que contraste con el maquillaje que utilizamos en las ocasiones especiales: noches de fiesta, bodas y otras celebraciones elegantes por el estilo.

Sin embargo, también queremos esconder las pequeñas imperfecciones de la piel y resaltar sus mejores virtudes. Por eso, hay que encontrar el punto medio entre una imagen totalmente artificial y un maquillaje inexistente. ¡En el equilibro está la clave!

Pero al maquillarse de día, también hay que tener en cuenta el tiempo que le dedicamos y la dificultad de sus trazos. Lo último que queremos cada mañana es tener un quebradero más de cabeza o tener que levantarnos más pronto para estar frente al espejo con la brocha en la mano. Por eso, el maquillaje de día perfecto es sencillo y se aplica rápidamente.

Tips para maquillarse de día y no perder mucho tiempo

1 La importancia de una limpieza facial

Si buscamos un maquillaje natural con el que podamos ir todos los días a trabajar, vernos bien y sentirnos mejor, nos debemos centrar en preparar bien la piel. El primer paso para que cualquier maquillaje quede bien es dar a tu piel a una buena limpieza para eliminar el exceso de grasa de la piel y la suciedad que hayas ido acumulando hasta el momento.

El ritual del maquillaje diario va mucho más allá de levantarse por la mañana y, al salir de la ducha, aplicarse de cualquier manera la base de maquillaje. Utiliza un tónico, gel, jabón neutro o loción que se adapte a tu tipo de piel. Aplícalo con las manos limpias o utiliza un algodón para limpiar bien todo el rostro y acláralo bien con agua abundante. Y ni que decir tiene que nada de levantarse por la mañana y quitarse el maquillaje del día anterior. Es importante que nos desmaquillemos al llegar a casa o como muy tarde antes de meternos en la cama, de lo contrario esteremos perjudicando la piel de nuestro rostro.

2 Aplícate una base de maquillaje natural

La base no es obligatoria en un maquillaje de día, pero hay mujeres que prefieren echársela para disimular las imperfecciones de la piel (rojeces, puntos negros, espinillas). Busca una base de un color muy similar a tu piel para que al extenderla no sea demasiado evidente. Debes tratar de cubrir todas las imperfecciones de la piel sin cambiar de forma notable el tono de tu cara.

Aplica el maquillaje con brocha para ahorrar en producto y asegurarte mayor cobertura a lo largo del día. Aunque si lo prefieres puedes extenderlo con la yema de tus dedosExtiende en movimientos circulares con, por ejemplo, una brocha de tipo mofeta, sin presionar hacia la cara o si, por el contrario, quieres un maquillaje más cubriente, utiliza una brocha plana para extenderlo como si estuvieras pintando. 

Échate una capa fina y asegúrate de no dejarte manchas. Para evitar el efecto máscara, échate un poco de base de maquillaje por el cuello y difumina bien bajo la mandíbula. Termina tu capa base con unos polvos traslúcidos para fijar bien el maquillaje y que te dure intacto más tiempo. Además, este paso te ayudará a disimular los antiestéticos brillos en la frente y barbilla.

Un truco que no falla nunca y que viene muy bien para hidratar la piel y evitar que se vea como acartonada por el efecto de la base de maquillaje es mezclar en el dorso de la mano la base con un poco de nuestra crema hidratante de día. Cuando ambos productos estén bien integrados los aplicaremos en el rostro como si se tratara del make up de siempre. ¿Te gusta cómo te ha quedado?

3 El corrector e iluminador, básicos para el día a día

Aunque lo que buscamos es que el maquillaje de día sea rápido y natural, hay dos productos que no pueden faltar: el corrector y el iluminador. Su uso es fácil, y sus resultados son muy efectivos. Con unos pequeños trazos, desaparecerán esas imperfecciones que tan poco te gustan cuando te miras al espejo cada mañana.

+ Aprender a utilizar el iluminador es una tarea fácil, pero debes tener cuidado y no abusar de él o acabarás pareciendo un mapache. Debes usarlo en puntos estratégicos del rostro: las aletas de la nariz, la parte alta del pómulo, en la ceja (la parte más alta de la ceja) y, por abajo, justo en el hueso y, en el lagrimal. Para aumentar este efecto de profundidad en el rostro, puedes aplicarte un poco de colorete de color muy suave en la zona de los pómulos.

+ El corrector de color verde te ayudará a disimular las rojeces de tu cara y los granos. Debes tener cuidado de no echarte más de la cuenta o el resultado podría ser demasiado antinatural.

+ Por otro lado, el corrector de color lila o violeta es perfecto para disimular los tonos amarillentos de la piel.

+ Los kits de correctores también suelen incluir uno en color naranja o salmón que te servirá de antiojeras. El corrector amarillo también te servirá en este propósito. Al tener esta tonalidad, te ayuda a equilibrar las zonas violetas o azules de la piel.

+ Los correctores de color rosáceo o del tono de la piel también te ayudarán a esconder los pequeños problemas de la piel. Aprovecha aquellos que sean más oscuros para dotar a tu cara de más profundidad. Aplícatelo bien difuminado en la parte alta de la frente, en los pómulos, en la mandíbula y a los lados de la nariz para afilar los rasgos de tu cara.

4 Maquillaje exprés de ojos

En el día a día no puedes dedicar media hora a aplicarte sombras en los ojos, pero no tardas nada en hacerte un delineado perfecto en los ojos. Utiliza el tipo de eyeliner que te resulte más cómodo y hazte una raya fina sobre tu línea de pestañas del párpado superior. Para que tu maquillaje sea apto para ir a trabajar, no alargues demasiado el rabillo de tu raya.

La máscara de pestañas no puede faltar en tu maquillaje de día porque con muy poco se consigue mucho. Extiende el rímel por cada una de las pestañas con el cepillo, tanto las que están junto a tu lagrimal como las que están al final de tu ojo y hazlo lo más pegado posible a la base de la pestaña para ese efecto de alargamiento.

5 Y para los labios, maquillaje sencillo

El maquillaje de día también admite un labial. Apuesta por los colores discretos que no tengas que estar todo el día retocando. También puedes hacerte con un gloss, para dar más brillo a tus labios, o con un bálsamo hidratante con un ligero toque de color.

Ahora que ya sabes cómo debes maquillarte de día de manera natural, rápida y sencilla... ¡es hora de poner en práctica todos estos trucos! ¿Conoces algún consejo más? Puedes contárnoslo en los comentarios.

Puedes leer más artículos similares a Cómo maquillarse de día: maquillaje natural, rápido y sencillo, en la categoría de Maquillaje en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: