Gloss labial, un básico en tu bolso: trucos y efectos

Andrea Collantes

El gloss es el complemento ideal de todo maquillaje si queremos conseguir un efecto natural con un toque de brillo y color.

Actualmente, existe en el mercado un amplio abanico de tipos de gloss, según la forma de aplicación, sabor o tonalidades. Podemos encontrarlos desde transparentes hasta con color pero generalmente suelen ser tonos claros y naturales.

Por su facilidad de aplicación, naturalidad y efecto son el labial perfecto para la mayoría de ocasiones y por ello se ha convertido en uno de los cosméticos más demandados.

Gloss labial, el aliado perfecto para todas las ocasiones

Además de dar luz y resaltar nuestra sonrisa, ayudan a mantener nuestros labios hidratados y bonitos.

Los gloss son la alternativa perfecta para aquellas mujeres con labios finos, ya que aportan mayor volumen y harán lucir tus labios más carnosos y sensuales. Sin embargo, si tienes los labios gruesos, has de tener cuidado ya que pueden crear un efecto demasiado pronunciado.

Según el efecto que deseemos causar, utilizaremos el gloss directamente sobre nuestros labios, siendo nuestro look más natural, o sobre un labial mate, para acentuar el color o potenciar el brillo.

A la hora de aplicarlo, también tiene sus truquitos ya que un exceso de gloss puede crear un efecto nada atractivo. La mejor manera de hacerlo es poner en el centro del labio y repartirlo frotando los labios uno contra el otro para distribuirlo uniformemente.

Si el gloss trae una varita para aplicarlo, seguiremos la misma técnica. Empezaremos por el centro del labio e iremos extendiéndolo hacia los extremos, prestando especial atención para no salirnos en las comisuras.

En definitiva, el gloss uno de los productos de maquillaje más socorridos que nunca debe faltar en tu bolso.