Pelo: diferencias entre alisado japonés y liso keratina

Irene Gusi

Conformarse con lo que tenemos y darle valor tendría que ser una de las máximas en nuestra vida pero parece que siempre deseamos lo que no tenemos en vez de apreciar aquello con lo que contamos.

Uno de esos ejemplos se encuentra en el pelo, pues las mujeres que tienen el pelo rizado lo quieren liso y viceversa. Para esos casos existen las permanentes que permiten tener el pelo rizado como si hubieses nacido con ondas, o los alisados que te darán un cabello al más puro estilo plancha. En el caso de los alisados tenemos dos variantes: el japonés y la keratina. Pero ¿qué diferencias existen entre ambos?

Alisado japonés vs liso keratina

+ Alisado japonés. Es un tratamiento alisador perfecto para las mujeres que usan a diario las planchas del pelo. Esta técnica permite alisar el cabello, sea como sea, incluso si se encuentra teñido.

También ayuda a eliminar el encrespamiento y puede llegar a durar entre 7 meses y un año. Eso sí, cuando el cabello en el que se realiza este tratamiento es rizado, deberás retocarlo cada cuatro meses el pelo que nace nuevo no es igual y se nota mucho la diferencia. Su precio puede variar dependiendo del sitio al que vayas pero está entre los 60-300 euros y el proceso tarda unas 3 horas, incluso se puede llegar a alargar a 5 horas.

+ Liso keratina. Este tratamiento no se encarga de alisar el pelo, pues tiene como objetivo hidratar el cabello en profundidad. La keratina te ofrecerá hidratación en el pelo y te aportará un brillo extra pero no llegará a alisarlo, aunque si ya tienes el pelo liso o muy poco ondulado puede llegar a alisarlo por completo.

Aquellas mujeres que cuentan con un pelo rizado y se realizan un tratamiento con keratina, no tendrán el cabello liso pero sí se asegurarán de evitar ese molesto encrespamiento. Para realizar esta técnica se requiere de un par de horas, y su duración dependerá de cada cabello pero si usas un champú que no contenga sal y evitas lavar muy a menudo el pelo se prolongará la duración hasta los cinco meses.