Cómo cortarte las uñas para no volvértelas a morder

Irene Gusi

Formas de uñas para no morderlas

La onicofagia o lo que comúnmente conocemos como morderse las uñas, es un mal hábito adquirido en un gran porcentaje de la población. Es un acto voluntario de la persona pero que, posiblemente venga desencadenado por episodios de estrés, ansiedad o problemas cotidianos.

Para acabar con esta manía es imprescindible tomar conciencia del problema. Una vez lo reconozcas y quieras acabar con ello tendrás que detectar las situaciones que te llevan a morderte las uñas y buscar alternativas para evitarlas. Después solamente se trata de controlar ese tipo de situaciones o circunstancias y darte un capricho en cada logro que consigas.

Modelos de uñas para evitar morderlas

Además de los anteriores consejos, un buen remedio para no morderlas es basarse en la manicura.

Cuando tenemos las uñas cortas, el acto de morderlas no resulta demasiado satisfactorio pues no hay nada que arrancar. Por eso siempre que tus uñas crezcan tendrás que mantenerlas cortitas y en forma recta. Realízate una manicura de parafina o básica para dotarlas de cuidados extras y reparar el daño que has estado realizando durante todo este tiempo.

Si teniéndolas cortas te sigue apeteciendo morderlas tendrás que tomar otras alternativas porque de esta manera empezarías a dañar las cutículas y tus dedos. Para ello puedes optar por mantenerlas un poco más largas, pues solamente dañarías la punta de tus uñas si las muerdes.

También puedes seguir otros caminos y cuidar con una buena manicura tus uñas. Puedes realizar una manicura con un diseño bonito que te dará pena estropear y evitarás así morderlas. Otra opción es la manicura postiza larga como las de gel, acrílico o porcelana que, al no ser tu uña natural, puede resultar poco agradable a tu paladar y no querrás morderlas. 

Puedes leer más artículos similares a Cómo cortarte las uñas para no volvértelas a morder, en la categoría de Uñas en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: