Dieta detox exprés: cómo hacer la dieta rápido

Marta Valle

Dieta detox expres

La dieta detox exprés es una propuesta nutricional de tres días de duración que dispone como principal objetivo bajar unos dos o tres kilogramos en el periodo comprendido por la rutina. En realidad, se trata de un ciclo que, según sus defensores, puede repetirse varias veces a lo largo de un año. Sin embargo, las críticas arrecian este tipo de propuestas ya que su configuración específica en torno al consumo masivo tanto de verduras como de frutas propicia un desequilibrio alimenticio que no beneficia a la pérdida de la grasa que se va acumulando con el tiempo en el cuerpo.

Cómo llevar a cabo una dieta detox exprés

1 Día 1: en el desayuno té verde o té rojo con una cucharada pequeña de miel, una ensalada de frutas y dos rebanadas de pan integral tostadas con un poco de aceite y tomate rallado o un bol de cereales integrales con leche descremada; en la media mañana un yogur desnatado o dos mandarinas y una taza de té verde; en la comida crema de calabaza y puerros, pescado blanco al vapor y una infusión de cola de caballo; en la merienda un cuenco con fresas; en la cena ensalada mixta de verduras y granada, revuelto de huevos con espárragos y una infusión de jengibre.

2 Día 2: en el desayuno té rojo o té verde con una cucharada pequeña de miel, papaya y dos rebanadas de pan integral tostadas con un poco de aceite y tomate rallado o un bol de cereales integrales con leche descremada; en la media mañana un kiwi o un yogur descremado y un té verde; en la comida sopa de verduras, una ensalada con rúcula, tomate y atún y una infusión de cardamomo; en la merienda una naranja o un yogur de soja; en la cena salmón a la plancha, verduras al vapor y una infusión de cola de caballo.

3 Día 3: en el desayuno un kiwi, un té rojo o un té verde con una cucharada pequeña de miel, dos rebanadas de pan integral tostado con tomate y queso de untar descremado o un bol de cereales integrales con leche de soja; en la media mañana una porción de melón o un yogur desnatado y un té verde; en la comida crema de espárragos, una porción de pescado blanco a la plancha y una infusión de jengibre; en la merienda un pomelo o un yogur de soja; en la cena sopa de verduras, ensalada mixta de verduras con atún y una infusión de raíz de regaliz.