Dieta detox de la soja: adelgaza y elimina toxinas

Marta Valle

Dieta detox de la soja

No puede haber combinación más definitiva para todas aquellas mujeres aficionadas a las terapias de adelgazamiento que la unión que resulta de dos tendencias muy actuales: las dietas detox y la soja. El diseño, por tanto, de una dieta detox que pivote, precisamente, en torno a este alimento puede resultar un oasis entre tanto régimen milagroso. Hay que tener en cuenta que se trata de un producto capaz de aportar fibra, proteínas, minerales como el calcio, el zinc o el hierro, sustancias antioxidantes e isoflavonas. Con dichas características intrínsecas, muchos nutricionistas han pensado en ideas para centrar dietas depurativas en la soja.

Elaborar una dieta detox basada en la soja

El objetivo principal de la dieta detox de la soja pasa por eliminar efectivamente las toxinas de nuestro sistema digestivo, teniendo como consigna alternativa el adelgazamiento. No es una rutina especialmente restrictiva ni extrema -como sí pueden considerarse otros regímenes depurativos- ya que la propia soja, junto al resto de alimentos que la componen, cubren las necesidades orgánicas con la aportación de los principales macronutrientes: hidratos de carbono, grasas y proteínas. Otras supuestas ventajas que se desprenden del seguimiento de esta dieta son la regulación del sistema hormonal, la prevención de los síntomas de la menopausia y la disminución del colesterol malo.

La dieta detox de la soja consiste, esencialmente, en la introducción de una porción de este producto en cada comida del día, ya sea en forma de leche, brotes, yogures, tofu o cualquier otro alimento similar. Hay que realizarla durante un periodo de dos semanas, descansar dos días para que el organismo reaccione al cambio de alimentación y lo materialice acelerando la pérdida de grasa, y posteriormente retomarla durante dos semanas más. El resto de la rutina ha de ser bastante equilibrada, potenciando el consumo de verduras, frutas, pescado, cereales integrales y carnes blancas.

Esta dieta de la soja no es recomendable para aquellas mujeres que se encuentren encintas, para las diabéticas porque puede disminuir los receptores de insulina del hígado, para las chicas que padezcan algún tipo de patología hepática o renal y, por supuesto, para las alérgicas a los principios activos de la soja.