Dieta detox para limpiar el colon: elimina las toxinas de tus intestinos

Las recetas detox incluyen verduras, fruta de temporada, semillas secas y algunas legumbres

Marta Valle

Dieta detox para limpiar el colon

Los intestinos tienden a acumular una gran cantidad de desechos y toxinas que, a largo plazo, pueden afectar al funcionamiento general del sistema digestivo. Por esta razón, el drenaje y la limpieza de una parte tan importante del organismo como es el colon resulta fundamental si pretendemos garantizar una buena salud general. Una de las tendencias actuales a tal respecto reside en las dietas detox, una suerte de regímenes un tanto radicales que, a través una alimentación muy específica, pretenden realizar esta labor de desintoxicación de los intestinos. Te explicamos algunas de sus claves.

Limpiar el colon con una dieta detox

Hay que tener en cuenta que todo lo que pueda conseguirse a través de un estilo de vida saludable puede evitarnos una gran cantidad de problemas en forma de anomalías tanto intestinales como digestivas. La alimentación juega un papel esencial en este escenario puesto que si realizamos esfuerzos en llevar una dieta sana y equilibrada durante la mayor parte de nuestras vidas, no tendremos que recurrir a ningún tipo de método extremo para limpiar de toxinas el colon. Una vez dicho esto, proponemos, además, dado el caso, una visita al médico de cabecera con el objetivo de obtener un consejo experto.

Las recetas detox mediante las cuales puedes acceder a una limpieza efectiva de los intestinos tienden a incluir productos como verduras, frutas de temporada, semillas secas y algunos tipos de legumbres. Una de las mejores formas de limpiar el colon resulta a través de un preparado consistente en un zumo de dos naranjas, siete fresas y tres melocotones troceados. Hay que intentar beberlo en ayunas con el fin de eliminar todas aquellas toxinas que hayan quedado alojadas en dicha zona corporal.

Algunos consejos para no tener que recurrir a este tipo de medidas extremas pasan por consumir, al menos, dos piezas de fruta diarias, ingerir carbohidratos integrales, introducir en nuestras comidas alimentos ricos en fibra y proteínas, realizar diariamente unos treinta minutos de ejercicio físico y evitar productos dulces o con una excesiva composición en grasas.