Tengo problemas de tiroides, ¿qué alimentos tomo?

Sergio Gallego

Alimentos para el tiroides

La tiroides es una glándula que se encuetra en el cuello y que puede provocar problemas de salud, sobretodo entre las mujeres. Si la tiroides sufre algún tipo de anomalía se puede producir el hipertiroidismo o el hipotiroidismo. En ambos casos es necesario llevar una dieta especial con la que poder controlar la tiroides y de esta forma mantener una salud óptima. Toma nota de aquellos alimentos que debes comer en el caso de que sufras hipertiroidismo o hipotiroidismo.

Los alimentos adecuados para controlar la tiroides

En el caso de sufrir hipertiroidismo, la mujer que lo padece sufre una pérdida excesiva de peso y de masa muscular. La alimentación a seguir debe ser equilibrada y sobretodo que aporte una gran de energía.

- Productos lácteos. Es importante incluir en la dieta diaria productos lácteos como el queso, el yogur o la leche. Empieza la mañana con un gran vaso de leche o combinando un yogur con frutos secos y frutas. En las ensaladas puedes añadir queso y aportar a tu organismo una gran cantidad de nutrientes. 

- Alimentos ricos en proteínas. Tu organismo debe recibir un gran cantidad de proteínas ya se a en forma de huevos, carne o pescado. Estas proteínas te ayudarán a coger algún kilo de más y a reponerte perfectamente. 

- Frutos secos. Los frutos secos aportan un gran energía y tienen un gran aporte calórico por lo que son alimentos perfectos en el caso de que sufras hipertiroidismo.

- Pan y galletas. Siempre que sean integrales puedes incorporar el pan y las galletas a tu desayuno o tu merienda. 

En el caso de que sufras hipotiroidismo, los síntomas más comunes son el cansancio, la fatiga, la somnolencia e incluso un aumento considerable de peso. La dieta a seguir debe ser más estricta y equilibrada que la anterior y debe incluir todos los nutrientes.

- Carnes magras. Debes comer unas 3 veces por semana carnes como pavo, pollo o ternera. Incluye también un poco de pescado azul y huevos.

- Productos lácteos desnatados. Para evitar el exceso de grasa, todos los productos lácteos que consumas deben ser desnatados.

- Frutas y verduras. Alimentos como las frutas y verduras frescas no pueden faltar en tu dieta diaria ya que aportan una gran cantidad de nutrientes muy importantes para tu organismo.

- Agua y otras bebidas. Es importante que bebas mucha agua cada día junto con infusiones y zumos naturales.