Dieta para recuperar la energía tras el verano

dieta para recuperar la energía

Septiembre es un mes muy duro. El fin de las vacaciones, el cambio de temperatura, la vuelta al cole de los los niños, el regreso al gimnasio... Es normal sentirse cansada. La rutina, con las obligaciones que conlleva, requiere más energía y nuestro cuerpo y mente no están preparados para hacerle frente de golpe. Por eso la alimentación juega un factor importantísimo en nuestro estado físico y anímico. 

Expertos de la Clínica Opción Médica nos da las claves para recuperar esa energía y vitalidad de cara al nuevo 'curso'. Toma nota y, lo más importante, pon en práctica las siguientes recomendaciones. 

Dieta para recuperar la energía

- Prohibido saltarse el desayuno. "El desayuno es la comida más importante y determinará en gran medida cómo nos sintamos durante el resto del día", afirma Laura Labernia, responsable de la Unidad de Nutrición y Dietética de Clínica Opción Médica. Un buen desayuno debería estar compuesto siempre por cereales, lácteos y una buena dosis de proteínas.

- Picar entre horas no solo está permitido, sino que es recomendable. Para proporcionar energía constante durante toda la jornada es importante dar nuestro cuerpo las dosis de combustible necesario. Para ello, se aconseja realizar al menos 4 ó 5 ingestas diarias en menor cantidad y procurar no estar más de 4 horas sin tomar ningún alimento. "Lo mejor para los tentempiés de la mañana y la tarde es una buena pieza de fruta fresca, un yogurt o un puñado de frutos secos, que además, nos ayudarán a reducir los niveles de colesterol", explica Labernia.

- Limita el consumo de bollería industrial y cafeína. Tanto el azúcar como la cafeína lo que hacen es proporcionar un chute de energía inmediata a nuestro organismo, pero al poco tiempo esta euforia desaparece y es sustituida por una mayor sensación de cansancio. Además, la bollería no es la opción más saludable porque su nivel nutritivo es muy bajo y su cantidad de azúcares y grasas es demasiado alto.

- Incorpora una mayor cantidad de alimentos integrales a tu dieta. La principal característica de los productos integrales es que, además de ser más nutritivos y aportar una mayor cantidad de fibra, son alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, con lo que, además de saciar nuestro apetito, conseguimos un flujo de energía estable que permanece durante más tiempo.

- Apuesta por las proteínas, las frutas y las verduras frescas. "Es importante añadir una ración de proteínas en cada comida, como por ejemplo 100 gramos de carne magra, 150 gramos de pescado blanco o azul o dos huevos. Respecto a las frutas y las verduras, opta por consumirlas crudas o cocinadas al vapor con el fin de preservar todos sus nutrientes esenciales", recomiendan.

- Que no falten los hidratos de carbono en tu alimentación. Los hidratos de carbono han cogido mala fama por la falsa creencia de que engordan. Si bien es cierto que su aporte calórico es elevado respecto a otros alimentos, los responsables de que engordemos suelen ser las salsas y demás ingredientes con las que los compañamos, que pueden llegar a duplicar el valor energético del plato. "El consumo de hidratos de carbono es esencial para una dieta equilibrada y aportará a nuestro organismo la energía adicional que tanto necesita. De hecho, el consumo de carbohidratos debería suponer el 50-55% del total de nuestra ingesta diaria de alimentos", sentencia la especialista.

miércoles, 28 de agosto de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x