No desayunar: la peor dieta si quieres adelgazar

Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse: "Ya hay que despertarse y nos comimos todo el azúcar". El cerebro descubre la gravedad de la situación cuando decides (equivocadamente) evitar el desayuno porque quiere bajar de peso con una 

dieta.

Haces una llamada a la primera neurona que tiene a mano y mandas un mensaje a ver la disponibilidad de azúcar en la sangre. Te responden: "Aquí hay azúcar para unos 15 a 20 minutos, nada más".

No desayunar: la peor dieta si quieres adelgazar

El cerebro hace un gesto de duda, y le dice a la neurona mensajera: "De acuerdo, vayan hablando con el hígado a ver qué tiene en reserva". En el hígado consultan la cuenta de ahorros y responden que "los fondos alcanzan para unos 25 minutos".

En total no hay sino cerca de 290 gramos de azúcar, es decir, alcanza para 45 minutos, tiempo en el cual el cerebro ha estado rogándole a todos los santos a ver si a la chica se le ocurre desayunar.

Por las mañanas las personas con 

sobrepeso van con prisa o no les apetece comer, por lo que el pobre cerebro tendrá que ponerse en emergencia: "Alerta máxima: nos están tirando un paquete económico. Cortisona, hija, saque las proteínas que pueda de las células musculares y hasta el colágeno de la piel".

Consecuencias de no desayunar correctamente


Esta situación, tan habitual en las muchas mujeres todas las mañanas, no es la mejor opción si lo que deseas es 

bajar de peso. El doctor Salomon Jakubowicz (autor de 'Ni una dieta más') nos cuenta cuáles son las consecuencias que se producen en tu cuerpo si nos deseas como es debido:

No desayunar: la peor dieta si quieres adelgazar

- Aumento de la grasa del abdomen
- Cansancio y dolores musculares (fibromialgia)
- Caída de cabello de raíz grasosa
- Hirsutismo (vello) y acné
- 

Infertilidad y abortos en el primer trimestre
- 

Ansiedad por comer (carbohidratos) en las tardes

Con esta situación, quien cree que no desayuna se está engañando: se come sus propias proteínas, se autodevora. La consecuencia es la pérdida de los músculos y colágeno.

Lo peor ocurre cuando llega la tarde justo antes de quedarnos totalmente sin azúcar. El cerebro antes de perder totalmente los ahorros de energía decide provocar intensos ataques de hambre y aumento del apetito llevando a sentir intensos deseos por alimentos dulces y sin poder evitarlo empiezan a comer con ansiedad todo lo que encuentran a su paso llevando a engordar otra vez.

No desayunar: la peor dieta si quieres adelgazar

No te engañes, desayunar es necesario


Por último como los alimentos ingeridos con ansiedad en la tarde y la noche provocan que en la mañana del día siguiente tampoco nos apetezca desayunar, volviendo a al principio de este círculo vicioso.

Recuerda no dejarte controlar por tu 'Cerebro de Gordo' que quiere que te saltes el desayuno. Debes comer hasta estar más que satisfecho para disminuir tu apetito durante el resto del día. Sentir ansiedad en la tarde es una señal que a tu desayuno le faltan más 

proteínas.

Dr. Salomon Jakubowicz  •  martes, 24 de enero de 2012

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • anonimo
    anonimo

    13/07/2014 16:57

    Menos hace dieta y más comer sano. En verano verduras, frutas de verano, café, té verde, blanco y de menta, mucha agua, algo de dulce (en verano el cuerpo pide más azúcar y un poco de chocolate o lo que sea con conocimiento no sienta nada mal), zumos....etc. Es muy importante cuidar lo que se come " menos va siempre a un largo camino y es más" como reza un refrán americano. Es importante cuidar y escuchar a nuestro cuerpo en todo momento ya que este es sabio.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x