La familia, un gran apoyo en la lucha contra el cáncer

Si la familia quiere ayudar, es importante que esté informada

Lidia Nieto

La familia, un gran apoyo en la lucha contra el cáncer

El cáncer afecta directamente al paciente que recibe el diagnóstico. Él o ella se tiene que someter a los tratamientos y pasar por las pruebas y revisiones médicas, pero también afecta a la familia, pareja e hijos. Cuando un miembro de la familia tiene cáncer, toda la familia se ve afectada y es difícil para unos y para otros. Son momentos y situaciones complicadas, pero de gran importancia que pueden necesitar de un profesional que les oriente. 

Desde Diario Femenino hemos querido hablar con Carmen Yélamos, psico-oncóloga y directora de IMOncology FUNDACIÓN, para que nos asesore sobre cómo se puede afrontar esta enfermedad y mejorar la relación familia paciente. Según ella misma nos explica "en esos momentos, la comunicación paciente – familia va a ser la principal herramienta para ambos y es aconsejable que se convierta en el pilar de su relación. Sin embargo, no siempre es fácil hablar de cáncer, de sentimientos, de miedos y preocupaciones... Es importante que paciente y familia caminen juntos, que tomen decisiones conjuntas, que vayan solucionando los problemas diarios que puedan surgir y que mantengan sus rutinas en la medida de lo posible, de tal forma que el cáncer no se convierta en único eje de sus vidas". 

La familia, un gran apoyo en la lucha contra él cáncer 

La familia juega un papel clave en el proceso de enfermedad y tratamiento. Desde el inicio hay muchas cosas que la familia puede hacer tanto desde el punto de vista de ayuda a la paciente como desde el punto de vista de su cuidado emocional.

"Actualmente, los estudios indican que los pacientes de cáncer que perciben apoyo por parte de su entorno encuentran menos dificultades para afrontar la enfermedad. Y esto es algo que los familiares deben saber. A veces, basta con hacer saber al paciente que estamos ahí para ayudarle. En otras ocasiones, podremos ayudar en cuestiones prácticas (haciendo la compra, resolviendo papeles o citas, cuidando a los niños,…), escuchándoles o acompañándoles al médico o especialista o en la toma de decisiones", comenta Carmen Yélamos. 

Si la familia quiere ayudar, es importante que esté informada y que afronte la enfermedad con naturalidad y atendiendo a las necesidades del paciente en cada etapa de la enfermedad. También es fundamental que el familiar al frente del cuidado de un enfermo de cáncer, se preocupe también de sí mismo y se cuide ya que es muy frecuente que también se vea afectado a nivel emocional.

Consejos que podrán ayudar a afrontar la enfermedad:

+   Expresar las emociones. A veces los pacientes o los familiares se encuentran con que los demás no responden como esperaban. Es importante ayudar al otro a hacerlo y no temer sus reacciones. Hablar con los seres queridos ayudará a desahogarse y a entenderse, a conocer miedos y preocupaciones y a ayudarse si se necesita.

+ Si necesitáis momentos de soledad, decidlo sin temor.

+ Tratad de encontrar un lugar y momento tranquilo para hablar, para hablar de las cosas importantes y también de las cotidianas, diferentes a la enfermedad. Es posible poner un poco de sentido del humor, bromear, desdramatizar, cuidando el momento de hacerlo.

+ Dejad que la pareja o la persona más cercana también participe en la información médica y que se implique en las decisiones importantes, respetando siempre la decisión del paciente. Es importante recordar que todos estáis preocupados y confusos y la comunicación y participación en el proceso, ayuda a sentirse útiles.

+ Compartir los malos momentos. Es una manera de fortalecer la relación. Hablad con franqueza y sinceridad sobre lo que necesitáis, sobre lo que queréis o sobre lo que os molesta del comportamiento del otro. Sin juicios o críticas, buscando y pidiendo apoyo, escuchando y tratando de ponerse en su lugar y ofreciendo su visión de las cosas.

+ Buscar y compartir también los buenos momentos y evitad que la enfermedad se convierta en el eje de la relación.