Causas del flujo vaginal amarillento

Eugenia Carré

El flujo vaginal varía dependiendo del momento en el que nos encontremos en nuestro ciclo menstrual. Si estamos ovulando o, en el periodo premenstruación, nuestro flujo cambiará de color, olor y consistencia. Su color variará desde un transparente a un blaquecino, y su textura será un pelín más densa o más viscosa. Hasta aquí todo normal, el problema viene cuando un día nos encontramos con un flujo vaginal marrón, negro, amarillento o, incluso, verde.

Por qué cambia de color nuestro flujo vaginal

Son muchos los motivos por los que nuestro flujo puede cambiar de color, pero en la mayoría de los casos suele darse por algún tipo de infección en nuestra zona íntima que afecta a la producción de las secreciones vaginales.

Siempre que notemos algún tipo de cambio en nuestro flujo vaginal, en cualquiera de los tres aspectos anteriormente nombrados, como son el color, el olor o la consistencia debemos estar muy atentas y, si detectamos que es algo anormal acudir a nuestro médico

Cuando las secreciones producidas por las glándulas situadas en el cuello del útero se tornan de un color amarillento, tirando a verdoso lo más seguro es que se trate de una infección causada por un parásito. 

La tricomoniasis es un parásito que se transmite a través de contagio sexual y puede desarrollarse en los conductos de la vagina o de la uretra. Este tipo de infección no es exclusiva de mujeres, los hombres también se pueden contagiar y padecer determinados síntomas. 

Entre los síntomas más comunes están el dolor y la comezón al orinar y los cambios del olor y color de nuestro flujo. Para terminar de raíz con este desagradable problema debemos someternos a un tratamiento antibiótico para acabar con la infección. En el caso de que nuestra pareja tenga los mismos síntomas debemos de someternos los dos al tratamiento, sino, la infección se mantendrá en la pareja y estaremos contagiados continuamente.