Flujo vaginal negro: posibles causas

Puede deberse a células que el útero no pudo expulsar durante el ciclo menstrual anterior

Tamara Sánchez

Flujo vaginal negro: posibles causas

El flujo vaginal es generado por las glándulas que se encuentran en el cuello del útero. El aspecto normal del flujo vaginal es de un color blanco claro y lechoso. Lo habitual es que no produzca mal olor.

A lo largo del ciclo menstrual, nuestro flujo va sufriendo cambios en su aspecto, aunque estas modificaciones también pueden deberse a cambios emocionales, excitación sexual, cambios en la alimentación, medicamentos y/o embarazo.

Pero, ¿a qué se debe el flujo vaginal negro? ¿Por qué aparece? En Diario Femenino te contamos las posibles causas.

Qué es el flujo vaginal

Por norma general, el flujo vaginal no debe suponer un motivo de preocupación para la mujer ya que en la mayor parte de los casos es algo totalmente normal. Este flujo es producido con el objetivo de eliminar las células viejas que se encuentran en el canal vaginal y en el cuello uterino. Su función resulta fundamental para mantener la zona limpia y lubricada evitando, de esta forma, posibles daños y eliminando organismos patógenos o materiales extraños.

Antes de ovular, la mujer produce moco vaginal en grandes cantidades con el fin de preparar al útero para una posible fertilización. En este proceso, la producción de flujo aumenta hasta 30 veces.

Lo normal es que el flujo presente un color blanco o claro y sea acuoso y libre de olores. No obstante, es habitual observar cambios en su aspecto. Por ejemplo, al inicio y al final del ciclo menstrual es común la presencia de un flujo vaginal blanco y espeso, que no pica, mientras que durante la ovulación, el flujo tiende a ser transparente y extensible.

¿Qué sucede entonces cuando presentamos flujo vaginal negro? ¿Es esto normal? ¿Es motivo de preocupación? Continúa leyendo para salir de dudas.

¿Cómo puedo saber si mi flujo vaginal es anormal?

Tengo flujo vaginal negro, ¿debo preocuparme?

Aunque lo normal es que el flujo vaginal esté presente en la mujer, existen determinadas particularidades que deben ser vigiladas porque pueden ser una señal de que algo no va bien en el cuerpo. Es el caso de la presencia de prurito, olor desagradable y cambios en el color del flujo.

Por ejemplo, un flujo vaginal de color amarillo o verdoso es un síntoma de infección bacteriana. El flujo vaginal acompañado de erupción y úlceras, sensación de ardor en la vagina, dolor y secreciones abundantes debe ser examinado por un profesional médico ya que puede deberse a un motivo de gravedad.

Flujo vaginal color negro o marrón muy oscuro

Tal y como ya habrás podido comprobar, hay que estar atenta a los cambios que podemos sufrir en el flujo ya que puede esconder algún tipo de infección vaginal.

La producción de flujo vaginal es algo totalmente normal en la vida de un mujer, tanto es así, que la ausencia de éste puede acarrear problemas como la dispareunia.

El flujo vaginal color café o negro no suele ser sinónimo de infección sino de una alteración hormonal o menstrual. El color negro del flujo vaginal puede deberse a células que el útero no pudo expulsar durante el ciclo menstrual anterior; esto suele darse justo antes o justo después de que nos venga el periodo.

Si en la fecha en la que te debe bajar la regla aparece este flujo negro, y días más tarde no aparece normalmente tu periodo, lo más seguro es que estés embarazada. Si ya sabemos que estamos embarazadas y expulsamos este tipo de flujo, puede deberse a que cuando el embrión logra implantarse en la pared uterina se expulsa un flujo con este aspecto conocido como sangrado de implantación

Acudir al médico ante el flujo vaginal color negro

Acudir al médico ante el flujo vaginal color negro

Normalmente, la aparición de flujo vaginal negro o color café suele tener una causa benigna, de todas formas no debemos pasar este hecho por alto. En el peor de los casos, el flujo negro puede ser sinónimo de cáncer cervical, sobre todo si le acompañan síntomas como pérdida de peso, fatiga y dolor de espalda.

Aunque las infecciones suelen tener como síntoma principal el flujo vaginal amarillento o verdoso, en algunos casos el flujo vaginal negro también puede indicar chlamydia y/o gonorrea.