Qué es el ciclo menstrual y cuáles son sus fases: TODO lo que debes saber

¿En qué consiste cada etapa del ciclo menstrual?

El ciclo menstrual se define como el tiempo que pasa entre el primer día de la menstruación de una mujer hasta justo el día antes de la siguiente regla. Aunque la duración media de este periodo es de 28 días, esto no es algo exacto y puede oscilar entre 21 y 45 días aproximadamente dependiendo de cada mujer (mientras que algunas experimentan ciclos más cortos, otras los tienen más largos).

Durante el ciclo menstrual se experimentan cambios en el cuerpo, fundamentalmente en el útero y en los ovarios. Esto es así a causa de las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona) las cuales tienen como objetivo preparar a la mujer para un posible embarazo desde que comienza su etapa reproductiva con la primera menstruación hasta que llega la menopausia.

En este artículo te vamos a sacar de dudas con todo lo referente al ciclo menstrual: ¿Cuáles son sus fases? ¿Cómo influyen las hormonas en él? ¿Qué clase de síntomas se experimentan en cada una de sus etapas? ¿Cuál es el mejor momento del ciclo para quedarse embarazada? ¡Muy atenta!

¿En qué consiste el ciclo menstrual?

Podemos definir la menstruación o periodo como la descamación del revestimiento interno del útero (endometrio) el cual se acompaña de sangrado. Los ciclos mensuales se producen en los años fértiles de la mujer, salvo en el embarazo, y que abarcan desde la pubertad con la primera regla hasta que desaparece con la llegada de la menopausia.

Como decíamos antes, los ciclos menstruales varían, se consideran regulares si aparecen entre los días 25 y 36 e irregulares si se salen de estos parámetros. Por lo tanto, unas mujeres tendrán ciclos menstruales más largos mientras que otras los tendrán más cortos. El sangrado como tal puede durar de 3 a 7 días y la pérdida de sangre oscila entre 15 y 75 cm3.

Hormonas femeninas, ¿cómo influyen en el ciclo menstrual?

Para poder entender cómo funciona el ciclo menstrual, en primer lugar hay que hablar de las hormonas sexuales femeninas ya que ellas son las encargadas de regular todo el proceso. Estas hormonas son las siguientes:

+ FSH (hormona folículo estimulante): esta hormona comienza a segregarse al inicio del ciclo menstrual y su función primordial es la de estimular al ovario para que genere folículos. Pero, ¿qué son los folículos? Muy sencillo. Se trata de unas estructuras encargadas de albergar óvulos en distintos estados de maduración.

+ LH (hormona luteinizante): esta hormona es la encargada de dar lugar a la ovulación una vez que el folículo que contiene al óvulo ha madurado completamente.

+ Estrógenos: son hormonas segregadas por el ovario a medida que los folículos se van desarrollando. Además de participar en el desarrollo sexual de la mujer, los estrógenos se encargan de regular todo el ciclo menstrual.

+ Progesterona: esta hormona es segregada por el ovario una vez pasada la ovulación. Su objetivo es incrementar el grosor endometrial para que el embrión pueda implantarse y dé lugar a un embarazo.

Las cuatro fases del ciclo menstrual que debes conocer

Al comienzo del ciclo menstrual, las hormonas sexuales mencionadas anteriormente se encuentran en estado basal. Esto quiere decir que presentan una concentración mínima debido a que todavía no han empezado a producirse. A partir de este momento, es posible distinguir entre varias fases dentro del ciclo menstrual en base a los niveles hormonales y a los cambios que estos experimenten.

De acuerdo con esto, el ciclo menstrual está formado por cuatro fases o etapas:

1 Fase menstrual

El ciclo menstrual comienza con la llegada de la regla. La menstruación desencadena un sangrado que es producto de la expulsión del endometrio. El endometrio es el revestimiento interno del útero y se renueva todos los meses con el fin de albergar un embarazo. Si no existe implantación embrionaria, el endometrio se desprende. La duración habitual de esta fase es de 4 a 7 días.

2 Fase folicular

Esta fase también se conoce como proliferativa o preovulatoria y en ella se produce el crecimiento de los folículos ováricos. Se desarrolla desde el comienzo de la menstruación hasta que tiene lugar la ovulación.

Cada mujer nace con una reserva ovárica de aproximadamente 500.000 folículos primordiales en sus ovarios. Estos folículos permanecen en estado de espera hasta ser seleccionados para desarrollarse en cada ciclo menstrual. Es precisamente el incremento de la hormona FSH el que hace que varios de estos folículos comiencen a crecer.

De todos los folículos que se desarrollan en un ciclo menstrual, solo uno de ellos es capaz de madurar completamente convirtiéndose así en el folículo preovulatorio final o también conocido como folículo de Graaf. El resto de folículos quedan bloqueados y terminan degenerándose.

Por otra parte, los estrógenos también hacen su aparición en esta etapa contribuyendo a la creación de un moco cervical abundante, acuoso y elástico que tiene la función de facilitar la entrada de espermatozoides. Los estrógenos, además, actúan sobre el endometrio favoreciendo su engrosamiento.

3 Fase ovulatoria

En esta fase, los niveles de estrógeno continúan incrementándose (llegan a su punto máximo mientras que el nivel de progesterona comienza a elevarse) haciendo que el cuerpo de la mujer produzca la hormona luteinizante (LH) la cual se encarga de seleccionar el óvulo más maduro y hacerlo salir del ovario. Es en este momento cuando ocurre la ovulación (aproximadamente alrededor del día 14 del ciclo menstrual).

Una vez que es liberado, el óvulo se desplaza por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Lo habitual es que el óvulo sobreviva hasta 24 horas fuera del ovario por lo que si durante este periodo de tiempo entra en contacto con un espermatozoide, este puede ser fecundado y producirse un embarazo.

En lo que respecta a los espermatozoides, estos tienen la capacidad de sobrevivir en el cuerpo de la mujer hasta cinco días. Esto quiere decir que si una mujer ha tenido relaciones sin protección hasta cinco días antes de que tenga lugar su ovulación, hay riesgo de que pueda quedarse embarazada.

En el caso de que no se produzca el embarazo, el óvulo no fecundado se desintegra en las trompas de Falopio.

4 Fase lútea

La fase lútea también se conoce como fase secretora o postovulatoria y tiene lugar justo después de la ovulación hasta el final del ciclo menstrual, es decir, hasta que vuelve a producirse el sangrado menstrual.

A lo largo de estos días, el folículo dejado por el óvulo en el interior del ovario, empieza a producir progesterona con el objetivo de continuar preparando al útero para un posible embarazo. Durante esta fase es habitual que la mujer empiece a experimentar los síntomas propios del Síndrome Premenstrual los cuales incluyen hinchazón en los senos, cambios bruscos de humor e hinchazón del abdomen.

Cuando la fecundación no tiene lugar, el folículo se contrae dentro del ovario y los nivelen de estrógeno y progesterona empiezan a reducirse. Esto hace que el endometrio sea eliminado dando lugar a la menstruación y al inicio del próximo ciclo menstrual.

En el caso de que el óvulo sí sea fecundado, este se quedará pegado a las paredes del útero y el cuerpo empezará a producir HCG. Esta es una hormona encargada de mantener al folículo produciendo estrógenos y progesterona en cantidades elevadas para sustentar al endometrio hasta que se forme la placenta.

¿Qué síntomas experimenta la mujer en cada fase del ciclo menstrual?

Cada fase del ciclo menstrual se caracteriza por la aparición de unos síntomas concretos, aunque, con diferencia, los más significativos son los que se producen durante la fase lútea. En esta etapa, la mujer empieza a sufrir las molestias del conocido Síndrome Premenstrual (SPM). Estas molestias aparecen durante los 7 o 10 días anteriores a la llegada de la regla y se mantienen durante las primeras horas o incluso días de la menstruación. Estos síntomas son los siguientes:

+ Irritabilidad.

+ Ansiedad.

+ Vaivenes emocionales.

+ Depresión.

+ Dolor en el abdomen.

+ Pechos sensibles e hinchados (dolor mamario).

+ Cólicos y náuseas.

+ Retención de líquidos.

+ Dolor de cabeza.

+ Acné.

+ Cambios repentinos de humor.

No obstante, la fase de la ovulación también provoca que la mujer esté mucho más sensible. Además, durante esta etapa también es frecuente que aparezca el temido y odiado dolor de ovarios. Sin embargo hay que recordar que ante cualquier tipo de dolor intenso, lo ideal es acudir al ginecólogo. No debemos normalizar el dolor ya que, tras él, puede haber otros problemas como endometriosis o Síndrome del Ovario Poliquístico.

¿Cuál es el mejor momento del ciclo menstrual para quedarse embarazada?

Los días fértiles de la mujer, es decir, aquellos en los que las posibilidades de que se produzca un embarazo son mucho más altas, son aquellos que se corresponden con la etapa o fase ovulatoria. La ovulación suele tener lugar a mitad del ciclo menstrual, aproximadamente sobre los días 13-14-15, siempre y cuando la mujer tenga ciclos menstruales regulares de 28 días.

Para calcular el periodo fértil con más exactitud puedes utilizar la técnica del calendario también conocida como método del ritmo. La etapa fértil incluye el propio día de la ovulación, más tres días antes y tres días después. Recuerda que esto solo es aplicable a ciclos menstruales regulares. En los irregulares siempre es más complicado calcular estos días de fertilidad, no obstante hay ciertas señales del cuerpo que pueden ayudar en la ardua tarea:

+ Durante el periodo fértil, la mujer segrega un flujo transparente muy semejante a la clara del huevoAntes de la ovulación, el flujo vaginal de la mujer es mucoso mientras que en la segunda fase de ciclo menstrual se muestra más espeso y menos abundante.

+ En esta fase la temperatura corporal basal también cambia ya que aumenta levemente durante la ovulación.

+ Por otro lado, también pueden aparecer espinillas ya que la piel se pone más grasa en este periodo. 

+ Aumento de la libido. Se trata de otro síntoma que indica que los días fértiles han llegado debido al aumento de los niveles hormonales, por lo que la mujer tendrá más apetito sexual.

+ Se produce un aumento en la sensibilidad de los senos.

+ Se experimenta un dolor leve en la zona del útero semejante a un cólico suave y pasajero.

+ También es posible detectar la ovulación mediante un test que podrás comprar en la farmacia.

Causas que hacen que el ciclo menstrual se vuelva irregular

A continuación te indicamos las causas que pueden provocar un ciclo menstrual irregular:

+ Adolescencia o primeras menstruaciones: en esas etapas es normal que la regla sea irregular.

+ Premenopausia: a causa de las múltiples alteraciones hormonales.

+ Trastornos en la alimentación (como la anorexia nerviosa) y pérdidas bruscas de peso.

+ Actividad física demasiado intensa.

+ Hipertiroidismo.

+ Ovarios poliquísticos.

+ Estrés, nervios o trastornos emocionales.

+ Pólipos o tumores en el aparato reproductor femenino.

+ Periodo post-embarazo.

Si presentas ciclos menstruales irregulares o tu menstruación se ha retrasado por más de tres meses es fundamental que consultes a tu ginecólogo ya que podría deberse a problemas más graves de salud.

¿Tienes alguna duda más sobre qué es el ciclo menstrual y cuáles son sus fases? ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Qué es el ciclo menstrual y cuáles son sus fases: TODO lo que debes saber, en la categoría de Menstruación en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: