La regla no duele: por qué el dolor menstrual intenso NO es normal

El dolor de regla puede ser indicativo de un problema de salud

L.D

¿Por qué el dolor de regla no es normal?

Si eres mujer y estás leyendo estas líneas seguro que sabes lo que es sentir un dolor de regla intenso. Si bien es cierto que hay mujeres a las que no les duele prácticamente nada y han tenido la suerte de no haber vivido ninguno, hay a quienes la regla les supone un gran problema.

Algunos dolores son más fuertes que otros, pero cuando te atacan esos pinchazos puede que te impidan moverte y hacer vida normal, ¿verdad? Por ello es importante que sepas que la regla no duele, y por qué el dolor menstrual intenso no es normal así como sus posibles consecuencias. ¿Quieres descubrirlo? ¡Empezamos! 

En qué momento debes preocuparte por tu dolor de regla

Antes de empezar debemos hacer unos cálculos: piensa en una mujer que tiene su primera menstruación alrededor de los 13 años, y se tira aproximadamente 35 años con una regla cada 28 días. Si en este período sufre una o dos reglas dolorosas al año no será demasiado preocupante pero, ¿y si todos los períodos se convirtieran en insufribles? 

Por desgracia, esta es la realidad de muchas mujeres que sufren cada mes el dolor de una disminorrea (dolor de regla muy intenso). Un tema tabú del que no se habla todo lo que se debería y al que se está intentando dar voz en los últimos años. 

El problema del dolor de regla es que no se tiene un medidor para saber lo que es intenso o lo que es normal. Nadie te dice dónde está la media y, lo que es más importante, cada persona tiene una forma de soportar el dolor completamente diferente. Pero cuando se vuelve tan intenso que te impide hacer tu vida normal, ¿qué debes hacer?

Lo primero de todo es ser conscientes de que no es normal. Se suele sentir un hinchazón, presión en la zona, pinchazos y pequeñas contracciones que son las que ayudan a que salga la menstruación. Cuando estas dolencias se pasan con un antiinflamatorio habitual, entra dentro de la normalidad. Pero cuando ni siquiera con la opción de medicación se pasa, debemos saber que se sale de la normalidad y debes ponerte a buscar las causas. 

Causas por las que puedes sufrir un dolor menstrual intenso

Razones por las que el dolor de regla no es normal 

Como ya te hemos comentado, adivinar si el dolor que estás sintiendo es normal o no es bastante complicado. Sin embargo, puedes fijarte en algún síntoma que te lo advierta. Por ejemplo, hablamos de dolor pélvico severo, aparición de fiebre, dolor intenso incluso cuando no se está con la regla, o pinchazos que nos impiden incluso caminar con normalidad. 

Pero, ¿por qué se produce el dolor? Cuando te va a bajar el período el organismo produce prostaglandinas, unas sustancias culpables de las pequeñas contracciones que se producen en el útero y, a su vez, del dolor. Pero, como nos comentaba Irene Aterido, autora del blog 'Me duele la regla', "si tenemos demasiadas prostaglandinas, si tenemos una alimentación desequilibrada o mucho estrés a nivel emocional estaremos más hinchadas, tendremos más retención de líquidos y la sensación será como molestia o dolor". 

Es decir, el problema del dolor de regla intenso tiene mucho que ver con el estilo de vida que una mujer lleve. Si no hace nada de ejercicio, si lleva una alimentación que no es del todo saludable, o incluso si no duerme las horas que necesita, puede desencadenar en un dolor de regla demasiado intenso. De ahí la importancia de cuidar el organismo los 365 días del año, y no poner una solución médica solo en los días de menstruación. Sin embargo, el dolor de regla puede desencadenar en otras consecuencias, como es el padecimiento de la endometriosis

El problema, en definitiva, es que hemos generalizado que la regla tiene que doler. "La existencia de dolor indica, normalmente, desequilibrios de salud, hormonales o incluso a nivel de estilos de vida. Pero en cualquier caso no es normal, aunque nos parezca que es frecuente", asegura Irene Aterido. Por ello es esencial tener conciencia y reconocer los signos de alarma para acudir al médico y que sea él o ella quien lleve una exploración, pruebas o procedimientos necesarios.