¿Tu flujo vaginal es muy abundante? Puede ser causa de infección

El flujo vaginal abundante también puede ser provocado por la ovulación

Tamara Sánchez

¿Tu flujo vaginal es muy abundante? Puede ser causa de infección

El flujo vaginal es una secreción natural que el cuerpo produce con el objetivo de mantener la vagina en buen estado y protegerla de posibles infecciones. Aunque, en principio, tener flujo es algo totalmente normal para cualquier mujer, esta sustancia no deja de ser un auténtico misterio.

Su aparición hace que en ocasiones nos preocupemos y nos preguntemos si es muy abundante o muy escaso, si tiene un color adecuado, si tiene una textura correcta o si huele mal o no huele. Lo cierto es que prestar atención a los cambios que experimenta el flujo vaginal está muy bien ya que gracias a ello podemos aprender a detectar posibles problemas de salud. Por ejemplo, el flujo vaginal muy abundante puede ser causa de infección, aunque este no es el único de sus posibles motivos.

En Diario Femenino te contamos todas las causas del flujo vaginal abundante también conocido técnicamente como leucorrea. Muy atenta.

Flujo vaginal, ¿cómo saber si es normal?

Flujo vaginal excesivo, ¿a qué se debe?

El flujo vaginal es una especie de moco que se desarrolla en el cuello del útero haciendo que la vagina se mantenga lubricada y protegida de posibles infecciones. El flujo vaginal puede variar su aspecto en función de la fase del ciclo menstrual en la que nos encontremos, aunque su textura, color y cantidad suelen tener unas características comunes.

Su color habitual debe ser blanco o amarillento. En realidad el flujo es transparente, pero adquiere estas tonalidades al ser expulsado y entrar en contacto con el aire. Si tu flujo vaginal no presenta este color y se transforma en algo grisáceo, marrón o verde, debes acudir inmediatamente al ginecólogo porque lo más probable es que sufras una infección.

La consistencia y textura del flujo debe ser similar a la de un moco. Si de repente se vuelve demasiado acuoso o demasiado denso puede que tu organismo esté tratando de avisarte de algún problema de salud. Lo mismo sucede con el olor. El flujo generalmente no huele, así que si empiezas a detectar mal olor vaginal, debes empezar a replantearte hacerle una visita a tu médico.

En cuanto a la cantidad, esta depende de cada mujer. Nadie mejor que tú conoce tu cuerpo, así que tú misma debes ser capaz de diferenciar cuando tu flujo vaginal es normal y cuando presenta un aspecto extraño o demasiado abundante.

Causas de un flujo vaginal abundante

Causas del flujo vaginal abundante

En caso de que consideres que tu flujo vaginal está presentando algún tipo de anomalía, lo mejor es que acudas al médico inmediatamente para que, en caso de que se trate de algo grave, pueda recetarte lo antes posible el tratamiento adecuado y prevenir, de esta forma, males mayores.

Estas son algunas de las causas que pueden provocar la aparición de un flujo vaginal demasiado abundante (y sí, la infección está entre ellas):

1 Ovulación

Cuando una mujer se encuentra en sus días no fértiles, el flujo presenta un aspecto espeso. Sin embargo, cuando se produce la ovulación, la cantidad de flujo se incrementa para favorecer la fecundación. El flujo vaginal, además de ser más abundante, se vuelve más acuoso. Esto ayuda a los espermatozoides a transportarse en busca del óvulo.

2 Embarazo

Durante esta etapa, la mujer también segrega un flujo vaginal más abundante y acuoso que de costumbre. Esto es debido a dos razones principales: la primera de ellas se debe al incremento en los niveles de estrógenos y la segunda al aumento del flujo sanguíneo hacia la vagina.

3 Medicamentos

Hay cierto tipo de medicamentos, como es el caso de la píldora anticonceptiva, que, entre sus efectos secundarios, provocan un flujo vaginal muy abundante. Por tanto, si estás utilizando este método para prevenir un posible embarazo no debes preocuparte si de repente observas que tu moco vaginal está aumentado de cantidad y consistencia.

4 Excitación

Como ya hemos comentado anteriormente, otra de las principales funciones del flujo vaginal es la de mantenernos lubricadas de manera natural. Por tanto, cuando una mujer se excita, lo normal es que su flujo aumente con el objetivo de que las relaciones sexuales sean placenteras y nada dolorosas. Esta función del flujo se reduce (llegando incluso a desaparecer) cuando la mujer se aproxima a la menopausia ya que sus niveles de hormonas disminuyen considerablemente.

5 Eyaculación femenina

Cuando una mujer alcanza el orgasmo, las glándulas de la uretra generan un líquido acuoso (muy similar al flujo) que sale al exterior a través de la vagina. Este líquido puede ser más o menos abundante dependiendo de cada mujer.

6 Estrés

El estrés y la ansiedad pueden provocar grandes cambios sobre el organismo. Uno de ellos es la apariencia del flujo vaginal. Cuando una mujer se siente agobiada y nerviosa, sea por la circunstancia que sea, lo habitual es que su flujo se vuelva mucho más abundante.

7 Infección

Este último caso es el que merece más atención por parte de la mujer ya que requiere una visita urgente al médico. En muchas ocasiones, ya sea por falta de higiene o por no utilizar la ropa adecuada, la flora vaginal se desequilibra causando alteraciones en el flujo vaginal. Este se transforma pasando a ser mucho más abundante y con un olor un tanto desagradable. Estos síntomas suelen ir acompañados de otros como irritación, dolor al orinar, picazón y molestias al mantener relaciones sexuales. En este caso, el ginecólogo realizará un diagnóstico y recetará el tratamiento adecuado para acabar con la infección.

Flujo vaginal abundante a causa de una infección

Flujo vaginal abundante a causa de una infección

Existen varios tipos de infecciones vaginales. Algunas están provocadas por bacterias y otras por hongos, aunque todas ellas provocan leucorrea o flujo abundante. A continuación te contamos qué tipo de infección puedes estar padeciendo y en qué consiste cada una de ellas:

+ Candidiasis: esta infección se encuentra originada por el hongo Candida albicans y es muy frecuente entre las mujeres. Entre sus síntomas se encuentran un picor intenso y constante y un flujo abundante, blanco, espeso y con grumos. Se trata de un hongo que extiende en la vagina cuando tenemos un desequilibrio en la flora bacteriana.

+ Vaginosis bacteriana: es otra de las infecciones más habituales entre las mujeres. Se reconoce fácilmente porque genera un flujo abundante con olor a pescado, de color blanquecino, grisáceo o amarillento. Además presenta otros síntomas como picor, ardor y dolor en la vagina. La bacteria que produce esta infección se conoce como Gardnerella vaginalis y solamente puede ser eliminada mediante un tratamiento basado en antibióticos.

+ Tricomoniasis: se trata de una infección que actúa sobre la membrana o capa más externa de la piel de la vagina y del cuello uterino. Los parásitos que la provocan son conocidos como Trichomonas y se transmiten a través de las relaciones sexuales. Muchas veces esta infección no presenta síntomas, por eso muchas mujeres no son conscientes de que la padecen. No obstante, en otras muchas ocasiones, puede detectarse por medio del incremento del flujo vaginal y la inflamación.

Además de estas infecciones, el cáncer de útero también puede provocar exceso de flujo vaginal, aunque este no es su principal síntoma. Suele presentarse un cambio no solo en la cantidad, sino también en el color siendo este más rosado e incluso marrón.

Algunas recomendaciones para evitar el flujo vaginal abundante

Algunos consejos para evitar el flujo vaginal abundante

Para evitar tener un flujo excesivo es fundamental tener en cuenta ciertas recomendaciones.

+ Mantener una correcta higiene vaginal: es importante que la limpieza de las partes íntimas sea únicamente con agua ya que otro tipo de productos o técnicas como las duchas vaginales pueden terminar afectando a la flora.

+ Utilizar ropa interior de algodón y holgada: los tejidos sintéticos y la ropa ajustada con más proclives a causar irritaciones.

+ Evitar el uso de salvaslip o tampones: estos métodos conservan la humedad en la zona pudiendo provocar infecciones. ¿Has probado la copa menstrual? ¡Es ideal para prevenirlas!

¿Y tú? ¿Tienes flujo vaginal muy abundante? ¿Te ha sido de utilidad este artículo? Cuéntanoslo en los comentarios.