Qué es la candidiasis vaginal y cómo prevenirla

Aprende a conocer los síntomas de la infección de orina

María José Roldán Prieto

Qué es la candidiasis vaginal y cómo prevenirla

La candidiasis vaginal es una infección por hongos y suele ser muy habitual entre las mujeres ya que más o menos el 75% de la población femenina puede tener una infección vaginal por hongos en algún momento de su vida. Es una infección provocada por el hongo 'Candida albicans'.

Esta infección por hongos se desarrolla en la vagina habitualmente porque es una zona húmeda y caliente del cuerpo, por lo que se dan las condiciones perfectas para que se desarrolle la candidiasis vaginal -o candidiasis vulvovaginal-. Las infecciones por hongos suelen causar picores, dolores, enrojecimiento, hinchazón, el flujo vaginal se vuelve blanco y espeso, escuece la vagina, se siente dolor al orinar y además pueden salir pequeñas manchas blancas. 

Cómo prevenir la candidiasis vaginal

Qué es la candidiasis vaginal y cómo prevenirla

Las causas más comunes que provocan la candidiasis vaginal suelen ser: mantener relaciones sexuales, la toma de antibióticos, el aumento de los niveles de estrógeno, la diabetes no controlada o un sistema inmune deteriorado. Pero hay algunas formas que puedes tener en cuenta para poder prevenirla.

- Usa ropa adecuada. El uso de la ropa interior de algodón, así como el uso de pantalones y faldas holgadas te ayudarán a que la zona vaginal transpire y se airee, evitando así que exista demasiada humedad que pueda facilitar la aparición de los hongos vaginales.

- Evita la ropa interior ajustada. Igual de importante es evitar la ropa interior ajustada como los pantalones u otro tipo de ropa demasiado ajustado en la entrepierna

- Cuidado con la ropa mojada. Cuando vayas a la piscina o a la playa, tendrás que quitarte rápidamente la ropa de baño para evitar que la zona vaginal esté demasiado tiempo húmeda.

- Evita el agua caliente. El agua caliente para un lavado rápido está bien, pero deberás evitar las bañeras de hidromasaje y baños calientes.

- Evita los antibióticos. Es necesario que no tomes los antibióticos a no ser que sea totalmente necesario. Por ejemplo el uso de antibióticos para una infección viral o un resfriado no es necesario.

- Mantén la zona íntima limpia y seca. Ten una buena higiene íntima y seca la zona siempre adecuadamente para que no se quede húmedo.