Copa menstrual: resolvemos todas tus dudas

Lo que siempre has querido saber y nunca te has atrevido a preguntar

Tamara Sánchez

Copa menstrual: resolvemos todas tus dudas

La copa menstrual es un producto femenino de higiene íntima que se inserta en la vagina durante la regla para retener el flujo menstrual. Tiene exactamente la misma función que los tampones, las compresas o los salvaslips, es decir, se utiliza una vez al mes para recoger la sangre expulsada durante la menstruación. La copa menstrual se usa internamente como los tampones, pero, al contrario que estos últimos, no absorbe la sangre. Esta queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido en el váter.

Este utensilio ha ido ganando cada vez más adeptas entre el público femenino debido a sus múltiples ventajas. ¿Estás decidida a introducir la copa menstrual en tu vida, pero tienes muchas dudas acerca de su uso? En Diario Femenino hemos elaborado una guía completa que te servirá para resolver todas tus preguntas sobre la menstrual cup. ¡Muy atenta!

Respondemos todas tus preguntas acerca de la copa menstrual

Estamos seguras de que últimamente no paras de oír hablar de la copa menstrual, sin embargo, probablemente no tendrás ni idea de cómo se utiliza, ni cuánto cuesta, ni cuáles son sus contraindicaciones. Por eso, a continuación vamos a contarte con todo lujo de detalles todo lo que necesitas saber acerca de este producto para que puedas valorar con tranquilidad si la copa menstrual puede llegar a convertirse en tu gran aliada durante tu ciclo menstrual.

¿De qué está hecha la copa menstrual?

¿De qué está hecha la copa menstrual?

Actualmente, las copas menstruales que se venden en el mercado están fabricadas con tres tipos de materiales diferentes:

+ Silicona quirúrgica: se trata de un material seguro y biocompatible con el cuerpo de la mujer. Sus componentes pueden entrar perfectamente en contacto con la piel ya que no generan ningún tipo de problema o reacción como alergias o inflamaciones. La silicona es firme, suave y, además, mantiene la temperatura corporal. Las principales marcas europeas de copas menstruales trabajan con este material.

+ Látex: el látex es un material que se extrae de la corteza del árbol hevea. Es ecológico, presenta una gran resistencia y su tacto es muy suave. Además, es sumamente elástico y se adapta perfectamente al cuerpo de la mujer. No deja pasar el aire, evita la humedad, es bactericida y muy higiénico. No obstante, hay que advertir que, en algunas personas, puede causar reacciones alérgicas que pueden ir desde un simple estornudo hasta un choque anafiláctico. Algunas marcas americanas fabrican la copa menstrual en látex.

+ TPE (elastómeros termoplásticos) o Plástico quirúrgico: este es un material reciclable utilizado especialmente en productos ultrasensibles como las tetinas de los biberones o los catéteres médicos. Su composición hace que sea imposible contraer ningún tipo de reacción alérgica. Algunas marcas europeas utilizan este material para la fabricación de copas menstruales.

¿Cuánto cuesta la copa menstrual?

Antes de saber cuál es el precio de una copa menstrual, primero hay que aprender a diferenciar entre dos tipos de copas menstruales: las desechables y las no desechables. La principal diferencia entre una y otra es que la primera es de ‘usar y tirar’ mientras que la segunda tiene una esperanza de vida muchísimo más amplia (unos diez años aproximadamente si la cuidas bien).

Las copas menstruales desechables suelen comercializarse en packs de dos a un precio aproximado de siete euros, mientras que las copas no desechables suelen tener un precio que va desde los quince euros hasta los treinta, dependiendo de su capacidad y de la calidad de los materiales con los que esté fabricada.

¿Cómo puedo saber cuál es mi talla de copa menstrual?

¿Cuál es mi talla de copa menstrual?

Las diferentes marcas que comercializan las copas menstruales suelen emplear sus propias medidas. No obstante y por lo general, existen dos tallas comunes a todas ellas:

+ Copa menstrual pequeña: esta talla está destinada a todas aquellas mujeres que no han dado a luz por parto vaginal y, por tanto, tienen un suelo pélvico fuerte. Además, las copas menstruales de tamaño pequeño son perfectas para chicas con un flujo menstrual escaso.

+ Copa menstrual grande: esta talla es la más indicada para mujeres que han dado a luz por medio de parto natural y que, por tanto, tendrán un suelo pélvico mucho más debilitado. Al contrario que sucede con la copa menstrual pequeña, debes usar un tamaño grande si tu flujo menstrual es abundante.

Más información sobre las diferentes tallas de copa menstrual aquí

¿Cómo poner la copa menstrual? Manual paso a paso

Muchas mujeres evitan utilizar la copa menstrual únicamente por miedo a no saber ponérsela. Realmente es muy sencillo y con un poco de práctica en seguida conseguirás dominar la técnica. Muy atenta a las instrucciones:

+ Antes de ponerte la copa menstrual deberás esterilizarla. El método más cómodo a la par que económico consiste en introducirla en un cazo con agua hirviendo durante al menos cinco minutos.

+ Una vez que hayas esterilizado la copa menstrual, ya podrás proceder a ponértela. Deberás doblarla e ir introduciéndola poco a poco en la vagina (puedes mojar un poco sus bordes para que resbale). Un truco bueno y efectivo para que te resulte mucho más sencillo consiste en abrir los labios mayores con una mano y con la otra ir poco a poco empujándola hacia dentro. Debes asegurarte de que queda introducida por completo. Para ello, debes empujar hasta que no sobresalga la bolita o extremo que remata la copa.

+ Cuando tengas la copa introducida en el interior de la vagina, levántate. Si te sientes cómoda quiere decir que la has colocado perfectamente. Si, por el contrario, te molesta deberás introducirla un poquito más. Para ello, deberás eliminar el vacío que ha hecho la copa separándola de las paredes de tu vagina y empujando hacia dentro.

+ Cuando llegue el momento de vaciar la copa, deberás pellizcar el extremo de la misma e irlo moviendo de izquierda a derecha y de adelante hacia atrás. Si te atreves puedes incluso introducir los dedos para sujetarla desde más arriba. Es fundamental que te concentres en eliminar el vacío ya que una vez que lo hagas la copa irá saliendo sin ningún tipo de problema. Una vez que esté fuera tendrás que verter su contenido al váter y aclararla con agua para poder volverla a utilizar.

+ Lo más importante a la hora de ponerte y quitarte la copa menstrual es que permanezcas tranquila y tengas muchísima paciencia. Al principio es muy probable que te tenses y cierres los músculos, pero poco a poco le irás cogiendo el truco y te irá resultando muchísimo más fácil.

Te damos más detalles acerca de cómo colocar correctamente la copa menstrual aquí

¿Durante cuánto tiempo puedo llevar la copa menstrual puesta?

Los expertos recomiendan no tenerla dentro más ocho o diez horas seguidas para no mantener la sangre retenida durante muchísimo tiempo. No obstante, la copa menstrual no contiene componentes químicos perjudiciales ni supone peligro de Síndrome de Shock Tóxico como sí ocurre en el caso de los tampones.

No puedo sacarme la copa menstrual, ¿qué hago?

Que no cunda el pánico. La copa menstrual no ha desaparecido en el interior de tu vagina ni la vas a tener que llevar dentro por el resto de tu vida. La solución para extraerla es muy sencilla y se centra principalmente en mantener la calma:

+ Una de las razones más habituales que dificultan la extracción de la copa menstrual son los nervios. Si no estás totalmente relajada te será muy complicado sacar la copa. Debes evitar que tus músculos estén en tensión para poder hacerlo sin inconvenientes y sin causarte molestias.

+ Si te encuentras relajada y aún así no puedes sacar la copa cabría la posibilidad de que esta se haya descolocado en tu interior o se haya subido hacia arriba más de la cuenta.

+ Lo primero que debes hacer para poder extraerla es respirar hondo, tranquilizarte y colocarte en una posición que te resulte cómoda. A continuación, deberás tratar de buscar el tallo con los dedos y empujar suavemente con los músculos vaginales hacia fuera para que la copa menstrual baje.

+ Gracias a estos movimientos, la copa menstrual irá poco a poco colocándose en su sitio hasta que puedas tirar de ella hacia fuera sin ningún tipo de problema.

Consejos para cuidar tu copa menstrual

Consejos para cuidar la copa menstrual

Como hemos mencionado anteriormente, la copa menstrual puede llegar a tener una vida útil de hasta diez años siempre y cuando la cuides bien. Merece la pena hacerlo ya que, de esta forma, no tendrás que estar comprando compresas y tampones cada vez que te baje la regla y ahorrarás muchísimo dinero.

Puedes seguir algunos de los siguientes consejos para preservar bien tu copa menstrual:

+ Esterilizarla bien: es fundamental que esterilices tu copa menstrual la primera vez que te la vayas a poner. A partir de ahí, puedes hacerlo siempre que quieras: antes de cada ciclo, cada vez que la vacías… ¡Es tu elección!

+ Lávala con agua y jabón: si no puedes o no te apetece estar esterilizando tu copa menstrual después de cada uno de sus usos, también puedes optar por lavarla con agua y jabón. Si tienes a mano un poco de jabón íntimo, ¡mucho mejor!

+ Límpiala con una toallita: es muy probable que, en algún momento de tu menstruación, tengas que vaciar la copa menstrual en un baño público. ¡No te preocupes! Puedes utilizar una toallita desinfectante para limpiarla antes de volvértela a poner.

+ Se recomienda que evites el uso de jabones muy fuertes o agresivos para lavar tu copa menstrual ya que podrían dañarla y, además, podrían causarte molestias cuando te la pongas.

+ No te preocupes si con el paso del tiempo tu copa menstrual pierde color, se vuelve un poco amarillenta o le aparecen manchas provocadas por la sangre. Esto es debido al uso y a los múltiples lavados y esterilizaciones pero, a pesar de ello, podrás seguir utilizándola sin ningún tipo de problema.

Encuentra más consejos para cuidar tu copa menstrual aquí.

¿Se puede dormir con la copa menstrual?

La respuesta es SÍ. Sí se puede dormir con la copa menstrual puesta, de hecho, existen muchísimas razones por las que se recomienda hacerlo: es muy cómoda, no se mueve en toda la noche, soporta una capacidad de hasta doce horas y, además, es más higiénica que cualquier otro producto íntimo (dormir con ella no te causará ningún tipo de infección o problema de salud).

Eso sí, ¡recuerda vaciarla nada más levantarte!

Soy virgen, ¿se me romperá el himen si utilizo la copa menstrual?

¿La copa menstrual rompe el himen?

Esta es una de las preguntas más frecuentes para todas aquellas mujeres que aún no han mantenido relaciones sexuales, pero desean utilizar la copa menstrual durante su regla. Lo cierto es que no es habitual que el uso de la copa menstrual rompa el himen. Cuando se introduce en la vagina, el himen queda rodeando a la copa menstrual como si fuera el cuello de una botella. Por tanto, si se inserta de forma adecuada no tendría por qué dañarlo.

En conclusión, una mujer que no tiene el himen roto puede utilizar la copa menstrual perfectamente. Lo único que se necesita es estar relajada y tener confianza. Puedes incluso utilizar algún lubricante para que la inserción de la copa en la vagina te resulte más sencilla.

¿Puedo tener relaciones sexuales con la copa menstrual puesta?

Tener sexo con la regla tiene muchísimos beneficios. Si los conoces, puede que más de una vez te hayas planteado mantener relaciones durante tu periodo, pero ¿qué ocurre con la copa menstrual? ¿Puedes dejártela puesta durante el acto sexual?

Para poder responder a esta pregunta, una vez más deberás tener en cuenta la diferencia entre los modelos reutilizables y los modelos no reutilizables. Las copas menstruales reutilizables NO deben usarse durante el sexo ya que son gruesas y pueden hacerte daño. Además, hacerlo con este tipo de copa te resultará algo incómodo y poco placentero. Por el contrario, las copas menstruales no reutilizables SÍ pueden utilizarse durante el sexo ya que son flexibles y se adaptan perfectamente al movimiento interno.

¿Puedo utilizar la copa menstrual si tengo el DIU?

La respuesta es SÍ. En la mayoría de los casos, la copa menstrual y el dispositivo intrauterino (DIU) son perfectamente compatibles ya que el uso de una no interfiere con la utilización del otro. Mientras que la copa menstrual (al igual que sucede con los tampones) se coloca en la entrada de la vagina, el DIU se encuentra en el útero.

De todas formas, siempre es mejor consultar antes con un ginecólogo para que sea él quien te saque de dudas respecto a tu caso específico.

Más información sobre la compatibilidad del DIU con la copa menstrual aquí.

¿Puedo utilizar la copa menstrual después de dar a luz?

¿Se puede utilizar la copa menstrual después de dar a luz?

¿Has sido mamá recientemente? ¿Quieres saber si puedes utilizar la copa menstrual tras el parto? Podrás volver a emplear la copa menstrual después de dar a luz, pero deberás respetar la etapa del puerperio. Este es el periodo de tiempo que dura la recuperación completa del aparato reproductor femenino después del parto y suele ir desde las cinco hasta las seis semanas. Durante esta fase, la mujer no debe utilizar ningún método higiénico interno.

Más información sobre el uso de la copa menstrual después de dar a luz aquí.

Situaciones en las que no deberías utilizar la copa menstrual

A estas alturas, no cabe duda de todas las ventajas que tiene el uso de la copa menstrual durante la regla, sin embargo hay mujeres que prefieren no utilizarla porque no se sienten cómodas con ella o porque no les resulta del todo práctica. Estos son algunos de los casos en los que se desaconseja su utilización:

+ Mujeres a las que no les gusta la sangre: al introducir y sacar la copa menstrual, lo más habitual es que nos manchemos las manos. Este proceso puede llegar a horrorizar a todas aquellas mujeres que sienten mucho reparo ante la sangre. Si es tu caso, lo mejor será que optes por otro método menos engorroso.

+ Molestias o irritaciones: hay ciertas mujeres que son proclives a tener infecciones, inflamaciones o pequeñas heridas en la vulva o vagina. En estos casos, es mejor evitar el empleo de la copa menstrual ya que podría resultar doloroso y empeorar los síntomas. Lo mejor en este tipo de situaciones es recurrir a otros métodos como la compresa.

Te contamos otros casos en los que es mejor no utilizar la copa menstrual aquí.

¿Y tú? ¿Utilizas la copa menstrual? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!