Cómo poner la copa menstrual paso a paso

Resolvemos todas tus dudas sobre cómo colocar la copa menstrual

María Fernández

Si alguna vez te has preguntado cómo narices vas a meterte esa copa menstrual tan grande y redonda dentro, estás en el lugar adecuado. Utilizar la copa menstrual puede convertirse en todo un reto si no tienes en cuenta algunos sencillos consejos de utilización. Se trata de un producto nuevo al que nunca te has enfrentado, por lo que es normal tener algunas dudas. Una de las preguntas habituales acerca de este producto para la regla está relacionada con su introducción. Te contamos cómo poner la copa menstrual paso a paso.

Paso a paso de cómo poner la copa menstrual

Te recomendamos que antes de enfrentarte a la copa menstrual por primera vez, leas las instrucciones que la acompañan. Te ayudará a perder cualquier miedo que puedas tener y te informarás sobre las características particulares de la copa que te has comprado.

1 Lo primero es esterilizarla

Cuando utilices la copa menstrual por primera vez, tanto si es nueva como si la has utilizado en el ciclo anterior, es recomendable esterilizarla. Expertos como la sexóloga María Esclapez insisten en la necesidad de llevar a cabo este primer paso porque es vital para la higiene íntima. Existen en el mercado algunos pequeños envases para el microondas, aunque también puedes utilizar unas pastillas esterilizadoras. En cualquier caso, hay una forma más sencilla para esterilizar tu copa menstrual:  

+ Pon a hervir agua en una olla e introduce la copa menstrual cuando esté hirviendo. Asegúrate de está completamente sumergida en el agua para que se limpie bien. Puedes introducirlo dentro de las varillas de un batidor manual para evitar que se queme si la dejas dentro del agua más tiempo del debido.

+ Espera unos 5 minutos y saca la copa con un utensilio como unas pinzas. Ten cuidado porque es posible que se haya quedado un poco de agua caliente dentro.

+ Colócala sobre una gasa limpia y espera a que esté completamente seca antes de guardarla en tu bolsa. Espera a que esté totalmente fría antes de usarla.

Después de cada ciclo menstrual, también es recomendable esterilizarla para tenerla lista para el mes siguiente.

2 Lávate las manos antes de ponértela

La higiene es muy importante a la hora de ponerte la copa menstrual. Por eso, es imprescindible que te laves las manos con agua y jabón antes de empezar a tocarla. Si ha pasado mucho tiempo desde que esterilizarte la copa, es recomendable lavarla con un poco de agua y jabón íntimo (o uno con pH neutro). Como señala la sexóloga María Esclapez, este tipo de jabón es más respetuoso con la vulva de la mujer. 

3 Cómo poner la copa menstrual

Una vez que sepas que tu copa está bien limpia, ha llegado el momento de ponértela. No entres en pánico porque no es tan complicado como parece y con un poco de práctica le cogerás el truco. Aunque veas la copa menstrual muy grande, te va a caber perfectamente si sigues algunos de estos métodos para doblarla. Una vez dentro, se abrirá para recoger la sangre.

Dado que las primeras veces te va a costar ponértela bien, es recomendable que practiques en casa, donde probablemente te sientas más cómoda. Intenta estar relajada porque, en caso contrario, los músculos pélvicos van a estar muy tensos. La primera vez que te la intentes poner, no tengas prisa ni te frustres cuando te des cuenta de que vas a necesitar practicar un poco.

Existen distintos tipos de pliegues para introducir la copa menstrual según cómo dobles los extremos. Pruébalos todos y busca el que te resulte más cómodo.

+ Pliegue de la copa en forma de C. Hay mujeres que se sienten muy cómodas plegando la copa de menstrual en forma de C, pero para otras, la copa sigue quedando demasiado grande. Para doblarla con este método tan solo tienes que chafar los dos lados y doblarlos de forma que parezca una C o un corazón.

+ Pliegue de la copa en forma flor. También puedes probar con el pliegue en forma de flor. Para ello, solo tienes que hundir uno de los borde y juntar los dos lados que han quedado levantados.

+ Pliegue de la copa en forma de tampón. Si estás acostumbrada a utilizar tampones, este puede ser el pliegue más cómodo para ti, sobre todo al principio. Es tan fácil como enrollar la copa menstrual sobre sí misma hasta que queda completamente alargada.

4 Para que sea más cómodo, agáchate

Una vez que hayas doblado la copa menstrual con el pliegue que te resulte más cómodo, colócate en la misma posición que utilizas cuando te introduces un tampón. Hay mujeres que se sienten más cómodas cuando se ponen de cuclillas, es decir con las piernas flexionadas mientras se apoyan sobre los talones, mientras otras prefieren estar sentadas en el inodoro.

5 Introduce la copa menstrual

Introduce en la vagina la copa menstrual por la parte plegada de forma que el tallo quede por fuera. Hay mujeres a las que les resulta muy útil usar la otra mano a abrir los labios de la vulva. Debes dirigir la copa menstrual hacia la parte baja de la espalda. Deja que el tallo sobresalga ligeramente. Si notas que es demasiado largo, la próxima vez que te la saques puedes cortarlo teniendo cuidado para no estropear la copa. Debes dejar algo de base para poder extraerla con más facilidad.

Una vez que creas que está bien colocada, puedes sacar la mano.

6 Asegúrate de que la copa esté abierta

Para que no haya escapes de regla, te tienes que asegurar de que la copa se ha abierto dentro de ti. Debe acoplarse bien a las paredes vaginales. Puedes meter un dedo para asegurarte de que se ha quedado bien colocada o rotarla ligeramente con mucha delicadeza.

Con el paso del tiempo, podrás identificar con facilidad si está bien puesta.  

7 Vuelve a lavarte las manos

Ya sabes la importancia que tiene la higiene para la salud en general. Una vez que te hayas introducido la copa menstrual, vuelve a lavarte bien las manos con agua y jabón.

8 12 horas después...

Puedes dejar la copa dentro durante unas 12 horas, un tiempo muy superior a lo recomendado para los tampones. Poco a poco irás conociéndote a ti misma (y a tu copa menstrual) y sabrás cuándo llega el momento de cambiarte. Por eso, en las primeras veces, es aconsejable utilizar una compresa pequeña para no mancharte la ropa interior en caso de que haya alguna fuga.

9 Ha llegado el momento de quitar la copa

Cuando te vayas a quitar la copa, lávate las manos con agua y con jabón. También es importante estar relajada para evitar molestias. Para sacarla, introduce el dedo y presiona ligeramente hacia dentro un lateral de la copa menstrual para que deje de hacer el vacío.

Con mucho cuidado y delicadeza, agarra el tallo y tira hacia fuera para sacar la copa. Recuerda que está llena de sangre, por lo que ten cuidado con la dirección que utilizas para sacarla o te acabarás manchando.

10 Vacíala en el inodoro

Una vez que te hayas sacado la copa, vuelca su contenido en el inodoro.

11 Limpia la copa con agua y jabón

Ahora que ya tienes la copa vacía, enjuágala con agua y, si es posible, límpiala con un poco de jabón íntimo. Si estás en un baño público y no tienes acceso a un lavabo, puedes utilizar una toallita como excepción.

12 Vuelve a ponértela igual

Seca bien la copa menstrual y vuélvetela a introducir como antes. Lávate las manos y ¡listo! Ya eres una experta poniéndote y quitándote la copa menstrual.