¿Puedo utilizar la copa menstrual después de dar a luz?

Recomendaciones de uso de la copa menstrual después del parto

Tamara Sánchez

¿Puedo utilizar la copa menstrual después de dar a luz?

Un embarazo es una de las experiencias más maravillosas que puede experimentar una mujer en la vida y, además, trae consigo una gran cantidad de ventajas: un pelo muchísimo más brillante y vistoso, un pecho más grande y, por supuesto, ¡nueve meses sin menstruación!

Sin embargo, una vez que la maternidad llega a tu vida y tienes a tu bebé en brazos, tarde o temprano llegará el momento en el que tu fiel amiga la regla haga su reaparición estelar. Llegado ese instante tendrás que volver a preocuparte por el dolor de ovarios, por los cambios de humor y por llenar tu bolso de compresas o tampones. Este último paso te lo podrás saltar si eres de las que prefiere optar por la copa menstrual, un método que poco a poco va ganando más adeptas en el mundo femenino. No obstante, llegados a este punto te preguntarás: ¿Puedo utilizar la copa menstrual después de dar a luz? En este artículo encontrarás la respuesta. ¡Continua leyendo!

¿Cuándo puedo utilizar la copa menstrual tras el parto?

Nada más dar a luz lo más habitual es que experimentes un sangrado abundante durante los 3-10 días posteriores. Las causas de dicho sangrado se deben esencialmente a que, tras el desprendimiento de la placenta, los vasos sanguíneos del útero quedan expuestos. Esto da como resultado un sangrado similar a una regla muy pesada.

El hospital te recomendará el uso de compresas para controlarlo, aunque a ti te entrarán unas ganas irrefrenables de usar la copa menstrual. Ante esta tentación, nuestra obligación por el bien de tu salud es advertirte de que no deberías utilizarla todavía. ¿Por qué? Porque tus músculos vaginales están aún distendidos por el crecimiento del bebé y necesitan descansar para recuperarse. Lo más probable es que la zona de tu vagina esté dolorida e hinchada y utilizando la copa menstrual corres el riesgo de que se inflame aún más.

Lo más recomendable es que esperes un tiempo antes de insertar nada en la vagina, así que por el momento olvídate de usar la copa menstrual y, por supuesto, de tener sexo. Tranquila, podrás retomar estos hábitos una vez que te hayas recuperado del todo.

¿Cuánto tiempo es necesario esperar para usar la copa después del alumbramiento?

Copa menstrual tras dar a luz

Lo más habitual es que el sangrado del que te hemos hablado vaya desapareciendo a lo largo de las seis semanas posteriores al parto. En ese momento deberás asistir a tu consulta médica para que el doctor te haga el correspondiente chequeo posparto. En dicha consulta podrás preguntarle si ya estás preparada para volver a utilizar la copa menstrual y para tener relaciones sexuales de nuevo.

Nuestra propia naturaleza se encarga de regresar nuestros órganos desplazados a su lugar y nuestro útero a su tamaño normal. El suelo pélvico sufre cambios durante el embarazo debido al gran peso que se ve obligado a sostener, no obstante poco a poco va recuperando su tonicidad regular.  Que esta recuperación sea más rápida o más lenta depende de cada mujer, así que lo mejor es que esperes a que tu médico te dé luz verde para el uso de la copa.

Si quieres colaborar con el restablecimiento de tu suelo pélvico puedes poner en práctica los conocidos ejercicios de Kegel.

¿Y mi menstruación? ¿Cuándo volverá?

Si has decidido dar el pecho a tu bebé, lo más probable es que tu regla no dé señales de vida durante un tiempo. Esto se debe a las fluctuaciones hormonales que se producen tras el alumbramiento, concretamente, tiene sus causas en la caída drástica del estrógeno y la progesterona para dar paso a la prolactina.

La prolactina suprime la ovulación y pone freno al ciclo menstrual, por lo que cuanto más frecuentemente amamantes a tu bebé, más tardará en reaparecer tu menstruación.

¿Qué talla de copa menstrual debo utilizar después del embarazo?

Recomendaciones de uso de la copa menstrual después del parto

Las copas menstruales suelen estar disponibles en dos tamaños distintos y la elección de uno u otro depende de factores como si has tenido un bebé o no, del tipo de parto que has experimentado o cómo de fuerte o débil tienes tu suelo pélvico.

El primero de los tamaños suele estar recomendado para mujeres que nunca han tenido un bebé o que han dado a luz por cesárea, mientras que el segundo de los tamaños es más adecuado para mujeres que sí han estado embarazadas y han dado a luz mediante parto vaginal o que tienen el suelo pélvico debilitado.

Por tanto, lo más probable es que después del parto (en el caso de que sea tu primer embarazo) sí tengas que cambiar la talla de tu copa menstrual. Teniendo en cuenta que el embarazo debilita los músculos del suelo pélvico, tendrás que optar por comprar una copa menstrual de mayor tamaño (incluso si has dado a luz por cesárea).