Cómo hacer los ejercicios de kegel paso a paso

María José Roldán Prieto

Los ejercicios de Kegel no te ayudarán a verte mejor por fuera pero harás algo mucho más importante: fortalecer los músculos que sostienen la vejiga. Ejercitar los músculos del suelo pélvico es muy importante para poder controlar los posibles problemas de incontinencia en el futuro, además mejorarás las relaciones sexuales y el trabajo del parto será más fácil porque conocerás mejor tus músculos internos. Parecer ejercicios muy sencillos pero deberás hacerlos cada día y de forma constante para poder tener buenos resultados.

Cómo hacer los ejercicios Kegel correctamente

1. Encuentra los músculos correctos. Para identificar los músculos del suelo pélvico tendrás que parar tu orina cuando estés en ello para saber qué músculos son los correctos para realizar los ejercicios de Kegel. También puedes intentar atrapar un tampón puesto con los músculos de tu vagina. Una vez que tengas los músculos identificados podrás hacer los ejercicios en cualquier posición.

2. Perfecciona la técnica. Deberás apretar los músculos del suelo pélvico y mantener la contracción durante cinco segundos, después relaja los músculos durante 5 segundos y vuelve a repetir el ejercicio 5 veces seguidas. Cuando tengas la técnica lograda deberás hacerlo mismo en repeticiones de 10 segundos de contracción, 10 se relajación y repetirlo 10 veces seguidas.

3. Obtén mejores resultados. Para obtener mejores resultados deberás centrarte en apretar únicamente los músculos del suelo pélvico. Deberás tener cuidado para no flexionar o contraer los músculos del abdomen, los muslos o las nalgas. Evita contener la respiración, deberás respirar libremente durante los ejercicios.

4. Repetir tres veces al día. El objetivo es repetir las series de ejercicios de Kegel 10 tres veces al día todos los días. Esto hará que tu vagina se endurezca, y esté en mejores condiciones de cara al envejecimiento físico y también a la hora del parto si estás embarazada. 

Recuerda que detener la orina no es hacer los ejercicios Kegel, eso sólo es para descubrir cuáles son los músculos correctos. Si haces los ejercicios de Kegel mientras estás orinando podrías no vaciar completamente la orina y aumentar el riesgo de infección del tracto urinario. Los ejercicios lo puedes hacer sentada, en la cama, en el trabajo, en la cola del supermercado… tú eliges.