Tengo la regla, ¿me puedo hacer análisis de sangre?

Los análisis de sangre durante la menstruación no son muy recomendables

Napoleón Fernandez

Tengo la regla, ¿me puedo hacer análisis de sangre?

Durante la regla, hay muchas mujeres que ven alterado su día a día. Algunas, incluso, se tienen que quedar en casa porque los dolores, vómitos y el malestar general no les permite levantarse. Por suerte, son las menos y el resto pueden desarrollar su vida más o menos dentro de la normalidad que el periodo les deja. Pero, qué pasa cuando estás sangrando y tienes que hacerte algunas pruebas médicas, ¿se pueden hacer análisis de sangre estando con la regla? ¿Y qué ocurre con los análisis de orina

¿Son compatibles los análisis de sangre y la regla? 

Mientras que estás con la regla tus glóbulos rojos bajan y se alteran los tiempos de coagulación. Si durante estos días te realizas análisis de sangre, tus resultados pueden hablar de una posible bajada en valores como el hierro y una anemia no existente y falsa. ¿Lo mejor? Acaba tu ciclo y espera unos cinco días más para que tu cuerpo regenere los glóbulos rojos que perdiste. Los médicos siempre te aconsejarán que intentes controlar tu ciclo menstrual para que no coincida el día de los análisis de sangre con la regla, pero si no puedes cambiar la cita de tus pruebas médicas, cuando vayas a recoger tu informe, coméntale al facultativo esta circunstancia por si en algún momento detecta algo raro.

regla y análisis de sangre

Los resultados que sí se pueden ver alterados por el hecho de estar menstruando son los obtenidos con un análisis de orina, ya que que podrían contaminarse con la abundante sangre que expulsas en esos días. Se conoce como hematuria (sangre en la orina). Puede salir que tienes una infección, así que te tocará repetir la prueba pasado el sangrado para no sacar una conclusión errónea. 

Otros factores que pueden influir en la alteración de los análisis de sangre

Antes de unos análisis de sangre - algo que toda mujer debe realizarse una vez el año- hay que cumplir un cierto protocolo: no beber ni comer nada las 8 horas previas  (aquí se incluye también caramelos y chicles) para que no se generen errores en los índices de glucosa y no realizar un ejercicio agresivo la noche anterior, porque se pueden modificar los glóbulos rojos, la bilirrubina o el ácido úrico.

+ El consumo de ciertos medicamentos

Antibióticos, antiinflamatorios y la aspirina pueden afectar a la coagulación de la sangre, también algunas vitaminas como la C o la E. Cuando te citen para unos análisis, avísalo por si tienes que suspender el tratamiento unos días antes. 

+ Alcohol y tabaco

Reprime tus ganas de encender un cigarro antes de la extracción de sangre porque, en función de tu edad y tu complexión, la curva de la glucosa puede variar. En cuanto a las bebidas alcohólicas, éstas deben evitarse tres días antes de la fecha de los análisis para poder obtener resultados más certeros en valores como el colesterol, los triglicéridos, la glucosa o las enzima del hígado.