¿Se pueden hacer análisis de orina estando con la regla?

Lo ideal es cambiar la cita, pero no tiene por qué dejar de hacerse

Beatriz Iznaola

Los análisis de orina son, en muchas ocasiones, encomendados por nuestro médicos de cabecera o especialistas. La orina contiene agua y multitud de sustancias que son claves para saber qué nos ocurre. Pero, ¿se pueden hacer en todo momento? ¿Incluso estando con la regla?

Cuando te coincide el análisis de orina y la regla

Los médicos a través de estos análisis pueden descubrir infecciones urinarias o problemas directamente relacionados con el riñón. Suelen citarnos con mucha anterioridad, por esto es complicado saber cómo estaremos en ese momento y, sobre todo, en qué día de nuestro ciclo menstrual nos encontraremos.

+ ¿Hay que cambiar la cita del análisis?

El problema es que los resultados de esta prueba podrían verse modificados al tener la regla, pero no tienen porqué dejar de hacerse. Puedes comentarle al profesional de la salud que te va a realizar las pruebas que tienes la menstruación y qué deberías hacer. 

En cualquier caso, siempre que sea posible, lo ideal sería poder cambiar el día de la cita, ya que la regla siempre puede alterar los niveles de los diferentes indicadores a estudiar. Por este motivo deberíamos llevar la cuenta bien de nuestro ciclo menstrual, así podremos elegir mucho mejor la fecha para que el análisis de orina no se vea afectado por la regla. Aunque llevemos la cuenta, siempre hay meses en los que somos un poco más irregulares o en los que las cuentas no salen. Lo fantástico sería poder cambiar el día, pero si no se puede hay que avisar al médico que va a analizar los resultados. 

+ ¿Qué hacer si tengo la regla? 

Para orinar, si tenemos la menstruación, hemos de hacerlo llevando un tampón. De esta manera no habrá mucha mezcla en el resultado, aún así, hemos de ser conscientes de que todo está muy concentrado y algo siempre va a acabar yendo a la muestra. La sangre altera los resultados de cualquier analítica, sea de lo que sea, ya que puede confundirse con sangre que no debía estar ahí. Es decir, se puede llegar a confundir con hematuria, que es la presencia de sangre en la orina.

Por esto lo más recomendable es que, si tenemos la mala suerte de tener que hacernos la analítica en los días menstruales, informemos al médico de ello. Así, lo tendrán en cuenta a la hora de analizar la muestra y nos evitaremos el hecho de obtener resultados que pueden llegar a asustarnos.