Beber agua antes de un análisis de sangre, ¿sí o no?

Estas son las recomendaciones antes de una analítica de sangre

Laura D

Beber agua antes de un análisis de sangre

Un análisis de sangre es una prueba médica muy recurrente que se realiza con el fin de controlar la salud de una persona. Consiste en la extracción de una pequeña cantidad de sangre para su posterior estudio. De los resultados del análisis, un doctor interpretará si tenemos niveles normales o si, por el contrario, los tenemos alterados. Niveles por encima o por debajo de lo habitual pueden ser una señal de que padecemos una enfermedad o una posible patología. Es por esta razón por la que se recomienda hacerse un análisis de sangre al menos una vez al año.

No debes asustarte si un médico te recomienda hacerte una analítica de sangre. Por lo general, no es algo peligroso, sino que te va a servir para estar tranquila respecto a tu salud o, en el caso de que realmente sufras alguna afección, para poder ponerle remedio a tiempo. Se trata, en realidad, de una prueba de lo más normal que el médico puede solicitar para valorar de forma general nuestro estado de salud.

Lo que sí es cierto es que frente a esta prueba siempre surgen numerosas dudas las cuales van creciendo según se acerca el día de la analítica. Una de las más frecuentes tiene que ver con beber agua antes del análisis de sangre. ¿El ayuno implica no hidratarse? ¿Podemos beber agua la noche de antes? ¿Y la mañana del análisis? ¿Qué pasará si lo hacemos o no lo hacemos? Tranquila, ¡vamos a contestarte a esas preguntas! 

¿Se puede beber agua antes de realizarse una analítica de sangre?

Analítica de sangre, ¿se pueden beber líquidos?

Para empezar -como bien sabes y como te repetiremos más abajo en las recomendaciones que debes tener en cuenta- para los análisis de sangre se pide un ayuno de entre 8 y 12 horas antes de realizarlo. Esto es así debido a que los alimentos que ingerimos pueden provocar que los resultados salgan alterados. Y e objetivo principal es que sean lo más fiables posible.

Por ejemplo y para que lo entiendas mejor: si nos damos un atracón de marisco, tomamos medicamentos o nos pasamos bebiendo los días antes de un análisis es posible que los resultados que salgan no sean muy fieles a la forma de vida que verdaderamente llevamos durante todo el año. Por eso, es importante que intentes llevar una dieta como la que llevas normalmente los días antes de realizártelos.

Con respecto al agua (que es lo que nos interesa en este artículo) debemos tener una cosa clara. SÍ podemos beber la noche antes, no existe ninguna contraindicación ni ningún problema ante esto. ¿Y la misma mañana de los análisis? SÍ está permitido tomar agua antes de los análisis, siempre y cuando no nos empachemos. Es decir, puedes beber agua en pequeñas cantidades y para refrescar la boca. Si se toma en grandes cantidades puede acabar alterando los resultados.

Solo hay un caso en el que no deberías beber agua antes de un análisis de sangre y es si el médico te lo prohíbe específicamente por alguna causa.

Si estamos hidratados en el momento de la extracción las venas estarán dilatadas y visibles y resultará muy fácil realizar la extracción. ¡Pero ojo! Esto no quiere decir que podamos incluir en ese pack bebidas como el té o el café, puesto que este tipo de líquidos sí entran dentro del ayuno y no está permitido ingerirlos.

Recomendaciones antes de un análisis de sangre

Recomendaciones antes de un análisis de sangre

Antes de realizarnos un análisis de sangre hay ciertas recomendaciones que debemos seguir para que los resultados sean fiables y no se vean alterados. Algunas de las que debes tener en cuenta (además de las que te diga tu médico) son: 

+ Ir en ayunas. La noches anterior procura cenar sobre las 21.00 horas y aguanta en ayunas hasta el análisis del día siguiente (suelen ser siempre a primera hora). La recomendación general suele ser estar en ayunas de 8 a 12 horas.

+ No fumar ni beber alcohol antes del análisis.

+ No tomes analgésicos ni antiinflamatorios. Si tomas una medicación específica para alguna enfermedad, consulta con tu médico si debes tomarla o suspenderla de cara al análisis.

+ No realices ejercicio muy intenso 24 horas antes de los análisis pues pueden verse alterados ciertos datos.

+ Cuando acudas a hacerte el análisis ponte ropa que te permita remangarte más allá del codo o una chaqueta que te puedas quitar con facilidad.

Última recomendación: relájate y respira hondo. ¡Será solo un momento!