En qué consiste la citología vaginal y cómo detectar infecciones de vagina

María Fernández

La citología vaginal es una prueba médica para detectar infecciones de vagina y cáncer de cuello de útero. Este análisis también se conoce como la prueba de Papanicolaou en honor al ginecólogo griego que comenzó a practicarla. Si los resultados son positivos o se salen de la normalidad, te aconsejarán someterte a una biopsia para detectar infecciones y lesiones precancerosas.

Deberías hacerte una citología de forma regular aunque los baremos de frecuencia varían según la organización a la que consultes. Hay algunas que recomiendan que, a partir de los 35 años, te sometas a una prueba cada 2 años y luego cada 5. Otras, bajan la edad de inicio a los 25 años.

Trata de relajarte cuando te sometas a la prueba porque, en caso contrario, lo pasarás mal. Solo tendrás que tumbarte sobre una cama como la que tiene tu ginecólogo y colocar las piernas sobre los estribos. El asistente médico te introducirá por la vagina un instrumento llamado espéculo que seguramente no estará impregnado en lubricante.Una vez introducido, el aparato se girará 90 grados y raspará el interior. Se tomarán un total de tres muestras: una del interior del cuello del útero, otra del exterior y otro del fondo de la vagina. Esas muestras se enviarán al laboratorio donde se analizarán al microscopio.

Qué hacer antes de una citología vaginal

Ten en cuenta algunos consejos que te vendrán muy bien para estar preparada para la prueba. Hazte un lavado vaginal externo con agua y jabón. Muchos médicos aconsejan que para que la prueba sea efectiva tienen que haber pasado como mínimo unos 4 o 5 días desde que tu menstruación terminó. Pero, si te viene la regla, no anules la cita porque el médico podría considerar que el test se puede seguir realizando.

También es recomendable que no mantengas relaciones sexuales durante las 48 horas anteriores a la prueba y que no utilices en una semana tratamientos tópicos como espermicidas o cremas vaginales para no falsear los resultados. Cuéntale al profesional sanitario qué medicamentos tomas porque, por ejemplo, algunas píldoras anticonceptivas pueden contener hormonas que pueden afectar.

La citología vaginal puede ser dolorosa si no estás del todo relajada cuando te sometes a ella. El dolor puede ser parecido al que se siente con los dolores menstruales. Además, no te extrañes si sangras un poco después de realizártela, especialmente las primeras veces que te la haces. Si no se te pasa, tendrías que acudir al médico para asegurarte de que no tienes una herida vaginal o cualquier otro problema. 

Puedes leer más artículos similares a En qué consiste la citología vaginal y cómo detectar infecciones de vagina, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.