Mal uso y fallos del DIU: aprende a evitarlos

Teresa Guerra

El DIU ha conseguido ser un método anticonceptivo muy popular gracias a que ofrece una gran seguridad a sus usuarias. Sin embargo existen algunos peligros que pueden afectar a la efectividad del DIU, bien debido a circunstancias de la mujer o por un mal uso del DIU, por lo que debemos conocer estas posibles complicaciones para prevenirlas o detectarlas.

Tanto el DIU de cobre como el DIU Mirena consisten en mecanismos en forma de T que el ginecólogo coloca en el interior del útero. El DIU de cobre funciona de manera mecánica, bloqueando el paso de los espermatozoides, mientras que el DIU Mirena complementa este efecto con el uso de hormonas que regulan el ciclo menstrual.

Los errores más comunes en el uso del DIU

El fallo más común del DIU ocurre cuando el mecanismo se desplaza de su lugar original. Al moverse, el DIU pierde su eficacia como anticonceptivo ya que deja de bloquear el acceso de los espermatozoides, pero la consecuencia más grave ocurre debido a los posibles desgarros que se pueden producir en el interior del útero. Si el DIU se ha movido y ha causado daños al útero la herida puede infectarse causando graves problemas de salud e incluso llevar a la infertilidad.

Por ese motivo es necesario comprobar regularmente que el DIU se encuentra correctamente situado, especialmente tras cada menstruación. Para ello tendremos que palpar hasta encontrar los hilos que el ginecólogo deja para poder extraerlo en caso necesario, y comprobar que su longitud no ha variado. En caso de notar alguna alteración, que los hilos estén más largos o cortos, sentir molestias o dolores, lo mejor es acudir rápidamente al médico para que realice las comprobaciones necesarias y lo retire si es necesario.

Otra de las posibles complicaciones que pueden surgir al usar el DIU se derivan de incompatibilidades como la alergia al cobre (ésta no ocurre si se trata del DIU Mirena) o enfermedades como el cáncer de útero, infecciones vaginales, embarazo, endometritis o hemorragias vaginales sin causa aparente. Es necesario informarnos cuidadosamente de las contraindicaciones del DIU antes de su colocación, ya que no sólo puede provocar fallos en su eficacia sino llegar a poner en riesgo nuestra salud.