Fiestas sin reglas: celebra la menopausia por todo lo alto

Marta Valle

La menopausia suele aparecer ligada a una serie de cambios paulatinos en el cuerpo de la mujer. Además, es una etapa que en muchas ocasiones suele ser acogida con desagrado, cuando no acompañada directamente de sentimientos depresivos. Sin embargo, no en todos los rincones del mundo se recibe la menopausia de la misma forma, de hecho resulta bastante habitual que en Estados Unidos se organicen fiestas para celebrar la llegada de estos cambios, con el objetivo de dotar de una mirada más positiva y menos traumática el paso de la mujer a la madurez.

Abordar la menopausia con una mirada diferente

Estas fiestas de la menopausia intentan abordar las modificaciones asociadas a esta etapa de una forma radicalmente diferente, descartando la idea de que se deba a los primeros achaques de la vejez, y valorándola como un nuevo periodo en la vida de la mujer en el que existe la posibilidad de que surjan nuevos objetivos e intereses. Se trata de organizar una suerte de ritual que sirva como punto de partida -un nuevo comienzo si se quiere- para disfrutar de nuevas experiencias, incitando a sus protagonistas a aprovechar los beneficios que se desprenden de este nuevo estado.

Esta experiencia orientada a la organización de una celebración de la menopausia está respaldada incluso por algunos psicólogos. Estos profesionales médicos indicen en la idea de que la mujer madura, de 50 años, ya liberada de ciertas cargas como ser madre o intentar labrarse una buena carrera profesional, puede iniciar una etapa más centrada en sí misma y en sus preocupaciones personales, marcando la llegada de la menopausia un punto de inflexión importante.

Estas recomendaciones no deben ser motivos que nos conduzcan a una desatención de nuestra nueva situación. Obviamente, la menopausia conlleva multitud de cambios hormonales que pueden afectarnos de muy diversas formas. En un escenario como el descrito, el ginecólogo debe convertirse en un médico de referencia con el que consultar cualquier modificación sustancial que altere nuestro organismo. También deberemos de cambiar algunos hábitos, intentando tener una alimentación más sana y hacer ejercicio con frecuencia.