5 problemas de pies que aparecen con el invierno

Irene Gusi

Cuidados para los pies

En el verano solemos prestar bastante atención a nuestros pies pues, en esa época los lucimos a través de sandalias y queremos que se vean especialmente bonitos. Pero al llegar el invierno caemos en el error de dejarlos en el olvido, de encerrarlos tras unas botas y no dedicarles esos cuidados que también necesitan durante la estación invernal.

Cuando esto sucede, el pie puede presentar problemas como los que vamos a mostrar a continuación.

5 trastornos que sufren los pies en invierno

1 Rozaduras. En invierno adquirimos zapatos nuevos de temporada y, al llevarlos muchas horas seguidas pueden causar rozaduras en los pies. Se debe a que aún el pie no está acostumbrado a este calzado y, para evitarlo debemos aplicar un poco de crema hidratante en la parte interior del zapato para que se hidrate y se adapte a tu forma del pie.

Callos y durezas. Aparecen en las zonas que más roza el calzado o en aquellas donde la presión es mayor. Deberás evitar los zapatos con puntera estrecha y demasiado ajustados, o ponle remedio con el truco de la crema hidratante que hemos mencionado en el punto anterior.

Juanetes. Es una deformidad ósea que se produce en la articulación del dedo gordo del pie y sucede por la forma de andar o por llevar un calzado demasiado estrecho y con tacón. Existen plantillas que ayudan a reducir la deformidad y evitar así el dolor que causan los juanetes.

Problemas en las uñas. La presión de los zapatos puede deformar las uñas de los pies. Para evitarlo debemos cortar la uña en forma recta y, si está infectada, limpiarla bien y acudir a un podólogo para una cura más precisa.

Sudoración. Parece que solo nos sudan los pies en verano, pero en invierno también podemos encontrarnos con problemas de sudoración que conlleva a irritaciones y a un mal olor. Si tus pies sudan mucho, usa calcetines de fibra natural y, si es necesario, cámbialos un par de veces al día para que la humedad no te cause una infección de hongos.