¿Vientre como una tabla?

Napoleón Fernandez

¿Quieres el vientre como una tabla? mira

Aunque los cánones de belleza actuales imponen tanto a hombres como mujeres ciertos patrones difíciles de conseguir, muchas nos empecinamos en incorporar algunos de ellos como ese del vientre plano como una tabla, exigencia que contradice incluso la anatomía humana.

En el caso de las mujeres el abdomen recto tiene entre sus enemigos potenciales la retención de líquidos, las comidas copiosas, el síndrome premenstrual, el estreñimiento, la extensión y la distensión de la piel durante el embarazo, la aerofagia, los cambios hormonales, los malos hábitos alimenticios, la vida sedentaria y la falta de ejercicios. Es importante que puedas identificar cuál de estas causas es la que la afecta y así poder actuar en consecuencia.

Tras el embarazo es difícil que la piel regrese a su estado inicial, pero no imposible. Una extraordinaria hidratación durante todos los días del embarazo te ayudarán a prevenir la flacidez y las estrías. Después, previa consulta con el ginecólogo para asegurarse de que el útero ha vuelto a su posición normal, es conveniente hacer ejercicios que fortalezcan la zona abdominal.

Causas que atentan contra la belleza del abdomen

- Retención de líquidos y estreñimiento: son típicas de las personas con sobrepeso o de mujeres que ha sufrido la menopausia. Una buena terapia es someterse a una dieta rica en proteínas (carnes, pescado, huevos), verduras y frutas. Las legumbres, la pasta y el arroz sólo se deben consumir un par de veces por semana. Te ayudará el ejercicio constante y regular como la marcha, andar una hora diaria a paso ligero, o montar en bicicleta.

- El síndrome premenstrual puede ocasionar una gran retención de líquidos que pueden remontar la báscula hasta dos kilos más. En esa etapa de tu ciclo menstrual debes beber mucha agua, reducir el consumo de sal y de alcohol, y apostar por la ingesta de ensaladas y verduras como el apio, el pepino, las espinacas o el calabacín, que te ayudarán a eliminar el exceso de líquidos.

- La aerofagia tiene entre sus causas principales la ingesta de algunos alimentos, entre ellos, las coles, cebollas, pimientos o el agua con gas, que pueden multiplicar tus gases, así como el consumo de tabaco y de chicle, ya que el aire que se ingiere forzosamente acaba en las vías digestivas.

- La mala postura: No hay que olvidar que una postura correcta favorece la colocación del abdomen: mantén la espalda recta, saca el pecho, deja caer los brazos suavemente, y el vientre se tensará solo.