Ir a la frutería y elegir un buen melón es posible: trucos para acertar

Así puedes reconocer un melón maduro paso a paso

L.D

Lo reconocemos: el melón es una de nuestras frutas favoritas. Si tú también eres de las nuestras, ¡estás de enhorabuena! ¿Por qué? Pues porque el melón ¡tiene un montón de beneficios! Contiene una gran cantidad de agua, la cual ayuda enormemente a hidratar la piel y a evitar la sequedad de las mucosas, es antioxidante, ayuda a prevenir enfermedades y, además, es muy diurético lo cual contribuye a eliminar toxinas del organismo. 

Lo mejor de todo es que el melón no solamente se puede consumir como postre, sino que también tiene otras muchas alternativas para incluirlo en nuestra dieta diaria: acompañado de un poco de jamón, en brocheta, en ensaladas, en forma de crema o salmorejo... No obstante, más importante que saber incorporarlo correctamente a un plato es saber escoger una buena pieza que nos salga rica, con sabor y dulzor.

En algunas ocasiones, y con ayuda del frutero, podemos elegir un buen melón e incluso probarlo en ese mismo momento. Sin embargo, cada vez cuesta más encontrar una frutería que no sea autoservicio y que disponga de un profesional que nos sepa indicar si un melón está bueno o no. Entonces, ¿cómo podemos saber por nosotras mismas si un melón está maduro y listo para comer? Aunque normalmente es difícil averiguarlo a simple vista y sin abrirlo, hay algunos pasos que puedes seguir para escoger mejor. ¡Atenta!

Pasos para escoger el mejor melón de la frutería

1 Fíjate en la piel

Aunque este paso depende mucho de la variedad del melón a la que nos enfrentemos, sus rayas suelen decir mucho de él. Los trazos de las vetas deben tener cierta continuidad y el color debe ser más o menos similar sin demasiadas distorsiones.

2 El peso

El melón debe pesar. Hablamos de unas piezas en torno a 2 kilos. Por tanto, debe haber una relación entre su tamaño y su peso. Si pesa poco significará que, en su interior, habrá menos carne y líquido, por lo que el sabor será más insulso.

3 Olor y color

Ni un color verde intenso ni un color demasiado pálido. Debe estar a medio camino entre los dos. Con respecto al olor, si acercamos la nariz al melón debemos ser capaces de reconocer el olor a melón, eso significará que cuenta con mucho sabor. Aunque ¡cuidado! Si huele demasiado podría significar que está un poco pasado.

4 Dureza

Si golpeas el melón de forma lateral o lo agitas podrás observar si algo se mueve en su interior. Entre notar mucho movimiento y que no se mueva nada, está el punto intermedio que será el que te indicará que el melón está en su punto y listo para comer. No lo dudes ni un instante, ¡cómpralo!

5 Forma

Es importante observar que el melón no tenga zonas hundidas que puedan dejar evidencia que el melón está pasado.

6 Sexo del melón

En la parte contraria a la zona que une el melón con la planta podremos encontrar: una zona más chata y con rayitas que forman círculos amplios (femenino) y otra más picuda, cerrada y que cuenta con muchos menos círculos (masculino). Nuestra recomendación es que, si puedes elegir, te decantes por el femenino. ¡Suele tener muchísimo más sabor!

El conjunto de todos estos trucos y observaciones nos ayudará a acertar escogiendo el mejor melón. A partir de ahora, diferenciarás perfectamente si el melón está más o menos maduro y podrás disfrutarlo con todas sus características, propiedades y nutrientes. ¡No hay excusa!

Cómo saber si un melón está maduro y listo para comer 

Cuando compramos un melón, lo más habitual es que nos entre la duda de si ya está listo para comer o si todavía tenemos que dejarlo un tiempo más para que madure. Pero, ¿cómo reconocer un melón maduro? Fíjate en lo siguiente:

+ Apoya el melón por la parte en la que se une a la mata y aprieta la otra parte. Si esta cede un poco a la presión, significa que el melón está listo para consumir. Si por el contrario la piel no cede, le quedará algo de tiempo para estarlo. 

Otro de los trucos “de toda la vida” es oler el melón. Si desprende cierto olor significará que el melón cuenta con un dulzor exquisito, listo para comer.

Ahora ya tienes todos los ingredientes para disfrutar del mejor melón que te hayas comido jamás. Solo te queda ir a la frutería y poner en práctica nuestros consejos.