Productos ECO vs Productos BIO: las diferencias que debes conocer

Características de los productos ecológicos y biológicos

Laura D

Diferencias productos ECO y BIO

En la actualidad podemos encontrar muchos mercados y tiendas con productos ecológicos y biológicos que nos aseguran un buen trato de los alimentos, sin productos químicos ni pesticidas. Se trata de alimentos que no cuentan con tratamientos químicos y que respetan la naturaleza y el medio ambiente. Este es el punto clave a la hora de hablar de estos productos: ¡El respeto a la naturaleza!

Pero aunque en ocasiones los utilicemos como si fueran lo mismo en nuestro día a día, debemos tener conciencia de que hay diferencias. Saberlos distinguir nos permitirá elegir con cabeza el producto que más se ajuste a nuestra forma de pensar y a lo que queremos conseguir comprándolo. Te contamos las principales diferencias entre los productos ECO y los BIO.

Productos ECO (ecológicos)

Conocemos a los productos ecológicos como aquellos que crecen en la naturaleza de forma tradicional y sin intervención artificial. Se plantan en una tierra ecológica, con las condiciones naturales para que se desarrollen y sin que el hombre manipule el suelo o el clima para ello

La ganadería se debe criar en una relación armoniosa entre las plantas y el animal, sin explotación ni manipulación a través de hormonas y respetando sus necesidades en todo momento. Además, con ellos no debe utilizarse ningún fertilizante ni producto químico y, por supuesto, no son sometidos a ninguna manipulación genética. Su alimentación está basada en pastos y si se utilizan piensos estarán fabricados a base de productos ecológicos. Es importante que pasten libres salvo que, por su seguridad o clima, deba realizarse en un recinto cerrado. En tal caso se evitarán las condiciones de explotación o poca higiene.

Estos productos llaman mucho la atención de los consumidores porque respetan el medio ambiente, son cultivados de forma tradicional y, además, son sanos y naturales. A pesar de ello es importante destacar que, según la OCU, no contienen menos toxinas o más propiedades nutritivas que el resto de alimentos. Numerosos estudios han demostrado que la cantidad de nutrientes (comparando estos con productos convencionales) no varían de forma sustancial sino que es muy similar.

Por último, el envasado de productos ecológicos deberá hacerse en materiales respetuosos con el medio ambiente, reutilizables y que no alteren las características del alimento.

¿Cuáles son las diferencias entre los alimentos ECO y BIO?

Productos BIO (biológicos)

En este caso, los productos con etiqueta bio son aquellos que no han sido alterados genéticamente para obtenerlos. No ha habido una manipulación para conseguir un tipo de producto concreto (más verde, más rojo, más grande…). Estéticamente queda muy bien comprar un tomate rojo pero ¿de qué nos sirve si luego no sabe a tomate?

La manipulación se realiza para obtener productos más bonitos y resistentes para que, por ejemplo, no necesiten una tierra de calidad para crecer o un clima concreto. Aquella persona que elige comprar un producto bio decide comprarlo tal y como la tierra lo ha dado, sin ayuda externa de nada y con el objetivo de cuidar el medio ambiente y respetar el proceso genético de las especies.

Como hemos mencionado antes, biológico y ecológico se utilizan como sinónimos pero no lo son y aquí radica la diferencia. La comida bio sí puede estar sometida a ciertas variables artificiales del hombre, como la de conseguir el clima o la tierra adecuada para que crezcan ciertos productos. Eso sí, sin modificar el propio alimento. Por su parte, la comida ecológica debe plantarse en tierra ecológica, utilizar agua descontaminada y no utilizar ningún pesticida. La ganadería debe estar en libertad, en tierra no contaminada, y alimentarse de productos totalmente ecológicos. Es, por tanto, más respetuosa con el medio ambiente mientras que la biológica apoya a la biodiversidad. 

En general, tanto los productos ecológicos como los biológicos suelen tener un precio algo más elevado que el resto de alimentos. La tarea de cultivarlos en la época adecuada, con las condiciones recomendadas y sin producción masiva que permita obtener mucho a muy poco coste, lleva a que en la cadena de producción se incremente el coste y este repercuta en el precio final. Pero ¿es realmente tan elevado en comparación con el proceso natural que llevan detrás?