El tomate, un aliado contra el cáncer de piel

Los grandes beneficios de esta hortaliza roja para la salud

Tamara Sánchez

Tomate disminuye cáncer de piel

Está muy presente en nuestra dieta diaria, es un básico en nuestra cocina y lo consumimos desde muy pequeños. ¿Sabes de que hablo? Sí, ¡del tomate! Esa hortaliza roja a la que tanto partido le podemos sacar, ya sea troceada en ensaladas, asada, cocinada a la plancha o triturada para hacer con ella sopas, cremas o salsas, entre otras muchas alternativas.

El tomate es una verdura con muchísimas propiedades: es rico en agua, carbohidratos, fibra, vitaminas A, C, B3 y E y contiene sales minerales como el potasio, el magnesio, el fósforo y algunas pequeñas cantidades de calcio. El tomate es un alimento fundamental para una buena conservación de la salud. Tiene tantos beneficios que incluso nuevos estudios han revelado que comer tomate a diario podría tener la capacidad de reducir las posibilidades de sufrir cáncer de piel. Descubre todas las ventajas que puede aportar el tomate a tu organismo.

Consumir tomate a diario disminuye las probabilidades de sufrir cáncer de piel

Esto es lo que ha puesto de manifiesto un estudio efectuado en ratones -especie empleada en estas pruebas por la similitud de muchas de sus características genéticas y biológicas con las de los humanos- por investigadores de la Universidad de Ohio (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista ‘Scientific Reports’. Concretamente, los científicos han comprobado que los roedores macho que habían sido alimentados con una dieta rica en tomates cada día y durante 35 semanas tenían un 50 por ciento menos de riesgo de padecer un tumor de piel en comparación con aquellos que no comieron tomate deshidratado.

“La relación que existe entre los tomates y el cáncer es que los carotenoides de la dieta, los compuestos de pigmentación que dan a los tomates su color, pueden proteger la piel contra los daños de la luz ultravioleta”, asegura la autora principal del estudio, Tatiana Oberyszyn.

De hecho, estudios anteriores efectuados en personas ya habían apuntado que comer pasta con tomate podía aminorar las quemaduras solares y proteger contra los rayos ultravioletas debido a que los carotenoides se depositan en la piel inmediatamente después de comer.

No obstante, la investigación de Ohio no encontró diferencias significativas en el número de tumores en el caso de los ratones hembra, independientemente de si consumieron o no tomate. Análisis previos ya habían demostrado que los ratones machos desarrollaban tumores mucho antes que las hembras tras la exposición a los rayos UV y que sus tumores eran más numerosos, grandes y agresivos. “Este estudio nos mostró que tenemos que considerar el sexo cuando se exploran diferentes estrategias preventivas porque lo que funciona en los hombres no siempre funciona igual de bien en las mujeres y viceversa”, concluye Oberyszyn.

Otros beneficios del tomate

Además de tener altas probabilidades de reducir el riesgo de sufrir cáncer de piel, el tomate tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud:

+ Rico en antioxidantes: el licopeno es uno de los componentes más conocidos del tomate. Se trata de un potente antioxidante que evita que los radicales libres afecten a nuestros tejidos y originen enfermedades degenerativas cardiovasculares, demencias y procesos de envejecimiento. El licopeno también evita la aparición de otros cánceres como el de mama, el de pulmón, el de próstata, el de estómago, el de vejiga y el del cuello del útero.

+ Contrarresta los efectos del tabaco: está claro que no hay nada mejor que no fumar, pero mientras consigues dejarlo, incluir un tomate diario en tu dieta puede ayudarte a controlar en cierta medida los agentes cancerígenos del tabaco. ¿Los responsables? El ácido cumárico y el ácido clorogénico, dos componentes del tomate esenciales en la lucha contra las nitrosaminas (componentes cancerígenos responsables del cáncer de pulmón).

+ Mejora la visión: previene la ceguera nocturna y la degeneración macollar gracias a la vitamina A. Además, la vitamina C aumenta las defensas y combate las infecciones.

+ Combate la diabetes tipo 2: esto se debe a que el tomate nos ayuda a mantener alejado el estrés oxidativo. Este es un problema que aparece cuando hay un desequilibrio entre los agentes oxidantes y la respuesta antioxidante de la célula. Es decir, provoca que nos encontramos en una situación de desventaja en la que la capacidad defensiva del organismo ante los agentes que nos oxidan o envejecen está limitada.

+ Disminuye la hipertensión arterial: esto es gracias a su riqueza en potasio y aminoácidos ganmabutíricos o GABA. Elimina la retención de líquidos y los edemas.

¿Te animas a comer tomate?