Boda civil o religiosa: casarte por la iglesia o por el juzgado

Organizar una boda supone una constante elección desde el minuto uno. ¿Me caso o no me caso? En el caso de que digas que sí, comienza una carrera de elecciones. La siguiente pregunta es ¿boda civil o religiosa? Los motivos por los que la gente elige una ceremonia civil o, por el contrario, religiosa, son variados. A veces, los contrayentes lo tienen muy claro desde el principio, pero otras supone un verdadero problema tomar una decisión.

Bodas civiles

Desde que en las bodas civiles caben todo tipo de ceremoniales, la gente parece decantarse más por ellas. Según el Instituto Nacional de Estadística 6 de cada 10 matrimonios que se celebran en España son civiles, aunque también nos aporta un dato interesante y es que el número de enlaces ha disminuido en el último año. Parece que la gente se lo piensa más antes de casarse.

En cualquier caso, el aumento de las bodas civiles se debe al cambio social producido en este país en los últimos tiempos. Antes, las bodas civiles se convertían en enlaces tristes por la prisa de los contrayentes, generalmente por un embarazo no previsto, y por la frialdad de la ceremonia, que consistía simplemente en la firma de un certificado. En esas ocasiones, la novia decía adiós a su vestido blanco soñado y se casaba con un traje elegante pero no de novia, y el número de invitados era considerablemente más reducido que en el caso de una boda religiosa. La ceremonia en sí parecía estar rodeada de un ambiente frío y gris.

Sin embargo, esto ya no es así. Los novios eligen la ceremonia civil como primera opción sin verse obligados a ello. Y en las bodas civiles caben todo tipo de ceremonias, siempre y cuando la persona con capacidad legal para celebrar el matrimonio se preste a ello. El juzgado y el ayuntamiento no son el único lugar en el que puedes celebrar tu boda civil, ahora caben más posibilidades. Tu playa preferida o el parque natural en el que pasáis las vacaciones también sirven. Y por supuesto, si adoras ese vestido blanco de princesa ya no tienes que renunciar a él si te casas por lo civil.

Bodas religiosas

De esta forma, la boda religiosa ya no es la única opción para celebrar un matrimonio por todo lo alto, rodeado de flores, vestidos opulentos y música. Pero este no es el único motivo por el que las parejas ya no se decantan por una boda religiosa. Los jóvenes cada vez están menos en contacto con la iglesia y ya no sufren las presiones de mantener las apariencias como les ocurría a sus padres. A esta falta de religiosidad, se le une que el concepto de matrimonio actual no es el que promueve la iglesia, es decir, un enlace para toda la vida. Aunque los novios lleguen al día de su boda totalmente convencidos de que pasarán la vida juntos, en el fondo saben que puede que no sea así, y no deja de ser un tanto hipócrita realizar un juramento que no se está dispuesto a cumplir si las cosas salen mal. Y como los divorcios están a la orden del día, ese número de personas divorciadas que vuelven a casarse una segunda vez, ya no lo pueden hacer por la iglesia, por lo que el número de aspirantes a protagonizar un enlace religioso va decreciendo hasta quedarse en aquellas personas que realmente viven su religiosidad.

Pero tanto si decides tener una boda religiosa, como una boda civil, procura disfrutar de ese momento como el día más especial.

Laura Sánchez  •  jueves, 23 de febrero de 2017

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x