Cómo vestirse para ir a un juicio: sobriedad y sencillez

Looks apropiados para acudir al juzgado

María Cerrato de la Fuente
¿Qué debes ponerte para acudir a un juicio?
Fuente Gtres

A la hora de asistir a los juzgados, ya sea en calidad de testigo o imputado, debes tener en cuenta varias máximas a la hora de elegir tu outfit. Sobriedad, limpieza y sencillez son los tres adjetivos que deberías tener en la mente para escoger un outfit de moda

En los juzgados españoles, a diferencia de otros países, no existe una normativa protocolaria a la hora de vestirse. Aunque lo que nunca debes hacer es acudir en pantalones cortos o camisetas que muestren el ombligo, jeans rotos o desgastados, minifaldas muy cortas, con gorras deportivas o con ropa demasiado ceñida. Como decimos este dress code existe en muchos países y aunque no esté normatizado en nuestro país, sí se debe aplicar. ¿Cómo vestirse para ir a un juicio? ¡Toma nota! 

¿Qué me pongo para ir a un juicio?

Por supuesto, a la hora de preparar tu atuendo para un juicio, a lo primero que debes hacer caso es a las recomendaciones de tu abogado. Ellos conocen mejor que nadie los casos y saben el aspecto que debes dar para que el caso no se vuelva en contra tuya tras elegir un outfit equivocado. Aún así, vamos a darte algunas pautas para que no falles en tu elección

Looks que debes evitar

+ No a los colores chillones y los estampados llamativos

Colores neutros, ideales para acudir a un juicio
Fuente Instagram: @blcksilvergold

Procura llevar colores neutros, como blanco, negro, gris o beige y, si quieres introducir algún estampado, que sea lo más discreto posible, como topitos o rayas. Al final, lo importante, es evitar llamar la atención sobre ti mismo para que el juez se centre solo en lo que cuentas, y eso se consigue pasando desapercibida. En este sentido, el traje sastre de color negro, tanto en formato pantalón como falda, puede ser tu mejor aliado.

+ Nada de minifaldas, ni ropa muy ajustada

Siguiendo la misma línea de no llamar la atención, no debes elegir mini faldas muy cortas ni shorts. Tampoco ropa demasiado ceñida, ni camisetas cortas, como tampoco tus jeans rotos. Por muy moderna que seas, puede que esta forma de vestir juegue en tu contra si te enfrentas a un juez conservador, y muchos lo son.

+ Nada de marcas, ni de joyería ni bisutería exagerada

Apuesta por joyas discretas para ir a un juicio
Fuente Instagram: Paula Echevarría

Otra vez repetimos que la sobriedad y la sencillez deben ser tus adjetivos fetiche a la hora de asistir a un juzgado. Con no llevar marcas nos referimos principalmente a que no se vean los logos. Es decir, si llevas un bolso Gucci, aunque conste en la etiqueta, que no lo ponga serigrafiado por todo el bolso. También deberás optar por la sencillez en tus complementos: nada de peletería, ni de joyas ostentosas. Tu bufanda de lana y unos pendientes sencillos serán la elección más acertada.

Consejos para acertar con tu look para ir a un juicio

+ Lleva tu ropa limpia y recién planchada

Volvemos a repetir: lo importante que es un correcto aspecto en un juicio. El juez estará pendiente de lo que digas, pero también de cómo lo digas y de tu lenguaje corporal. Y esto incluye también tu aspecto, por lo que es mejor que se lleve la impresión más óptima posible y que una mancha indiscreta o una camisa llena de arrugas no llame especialmente su atención.

+ Zapatos elegantes, pero nada de taconazo de aguja

Y con esto no decimos que tengas que ir en playeras o manoletinas, pero sí que debes elegir un calzado con un tacón medio y cómodo. Deja el taconazo de aguja para las cenas con amigas y elige unos salones. En esta ocasión debes optar por la comodidad y la sencillez. Por supuesto, el calzado que utilices también ha de ir impoluto.

+ Maquillaje y peinado sencillos

El maquillaje ideal para ir a un juicio
Fuente Instagram: @Coohuco

De nada servirían estos consejos sobre el outfit si luego nuestro peinado no es correcto o llevamos un maquillaje excesivo. En la misma línea de todo lo anterior, la sobriedad debe marcar nuestro maquillaje y peluquería. Si eres de pelo recogido, lo mejor es optar por una cola de caballo tirante hacia atrás, que despeje nuestro rostro. Si no sueles recogerte el pelo, opta por llevarlo liso y peinado, sin ondas ni cardados. Y, por supuesto, recién lavado. El maquillaje también ha de ser sencillo: una base que corrija imperfecciones y un poco de máscara de pestañas será suficiente para no asistir al juzgado con mala cara, pero no recargar demasiado.