8 looks que debes conocer para aprender a combinar una falda plisada

Las mil y una formas de llevar tu falda favorita

Beatriz Martínez

¿Cuántos tipos de falda plisada conoces? Está la más sencilla en formato midi, la que tiene un color vibrante, la que combina bellos estampados, la que apenas llega a la rodilla... Atrás queda ya la clásica falda plisada de toda la vida. La norma de moda dicta que la escojas en el estilo que más te guste y que pruebes a hacer cuantas combinaciones quieras. ¿El resultado? Looks impecables con mucho rollo que hasta tu mejor amiga te querrá copiar. Checa las ideas que aquí te dejamos y aprenderás a combinar una falda plisada como siempre has querido.

Por qué debes tener una (o dos) faldas plisadas en tu vestuario

Antes de meternos de lleno con aprender a lucir las faldas plisadas con mucho, mucho estilo, debemos hacer un repaso de todas las ventajas que tiene esta prenda. ¡La querrás tener en tu fondo de armario!

- Es una prenda bella, cómoda y que nunca pasa de moda. Por algo será que las celebs la rescatan una y otra vez.

- Te la puedes poner para pasar una tarde con amigas o para acudir a la más formal de la reuniones. ¡Todo depende de cómo la combines y con qué!

- Hay tantos modelos disponibles en tus tiendas de moda de siempre que no tendrás excusa que valga para decir que no has encontrado la tuya.

- A su vez, la falda plisada es atemporal y muy, muy femenina. Estiliza la silueta y da un toque encantador al estilismo.

- Viste mucho y te puede sacar de más de una cuando no sabes qué ponerte, sobre todo cuando tienes prisa por salir de casa.

Y es ahora que te preguntarás: ¿cómo elegir una para lograr todas esas ventajas? Muy sencillo, la clave, querida amiga, están en hacerse con una en blanco, negro o beige. Los colores neutros son los más sencillos para combinar y los que mejor quedan. Una vez te hayas llevado la falda plisada a tu terreno podrás ir un paso más allá y escoger otra en tonos vivos.

8 looks perfectos para llevar tu falda plisada preferida

¿Vemos juntas las formas más acertadas de mezclar una falda plisada? Con estas 8 propuestas podrás llevar tu falda plisada en cualquier situación, en seguida sabrás a qué nos referimos.

1 Luce tu falda plisada con camiseta con mensaje

Las camisetas decoradas con mensaje son toda una tendencia con la que puedes dar a conocer una idea o un pensamiento. Por esta misma razón, ya es hora de que rescates la tuya y la luzcas con la perfecta compañía de una falda plisada. Por darte una idea más te diremos que si te pones una falda plisada nude con unas camiseta blanca con letras impresas llenas de color y añades unas zapatillas urbanas y un bolso bandolera, tendrás un conjunto ideal para ponerte una y otra vez. ¿Las camisetas con frases no son lo tuyo? Entonces ponte tu falda con una camiseta de manga corta blanca o gris que tenga algún dibujo o detalle que le de vida a tu conjunto. Pon la falda encima de la cama, abre el armario y saca unas cuantas camisetas, solo tienes que probar para dar con tu combinación perfecta.

2 Apuesta por las prendas maxi y acertarás

Acuérdate de este conjunto cuando estemos en pleno invierno, abras el armario y no venga a tu mente ninguna idea que te guste. Se trata de elegir una falda plisada, mejor que mejor si es en negro, y de añadir un jersey o una sudadera oversize lisa en color claro. Como ya te habrás dado cuenta, estás haciendo contraste entre los colores de la parte de arriba y la de abajo y también entre lo arreglado de la falda y lo casual de la sudadera o el jersey. Zapato cerrado y un pañuelo de seda para atar al bolso. Ya tienes un look sencillo de diario que te puedes poner para hacer recados o para quedar con tus amigas.

3 ¿Y si la falda plisada es larga hasta los pies?

Como te decíamos al principio, puede que te guste más la falda plisada en su versión midi de siempre o que prefieras hacerte con una más moderna que casi te llegue hasta los pies. Esta segunda opción es perfecta para lucir con la sudadera en algodón de la que hablábamos antes y un calzado cerrado con adorno de plumas o para mezclar con prendas elegantes. Por ejemplo: camisa blanca entallada, blazer negro y zapatos acabados en punta para estilizar la figura. Como se trata de una falda que cubre casi por completo el zapato no es necesario que lleves tacones. Una misma prenda con la que puedes hacer varios looks impecables, ¡es uno de nuestros lemas!

4 Una a todo color, ¿cómo se lleva?

Si se trata de combinar una falda plisada en color neutro parece que la cosa empieza a estar clara, ¿verdad? Pero, ¿y si es del color arcoíris? Si todavía no eres una experta en esto de mezclar tonalidades entre sí y que queden perfectamente bien, sigue el siguiente consejo: un color vivo por look a combinar con otros de la paleta neutra, es la mejor forma que hay de no cometer errores. Ahora bien, si ya tienes práctica, puedes jugar a hacer las mezclas que quieras entre tu falda colorida y el resto de las piezas de tu outfit. Una de nuestras favoritas es la combinación que resulta de la falda plisada rosa palo, camiseta nude de volantes y zapatos metalizados (que cada una se ponga el par que más le convenga). Juega con los colores todo lo que quieras pero guarda cierto orden y mantén el equilibrio, será lo que te aporte la naturalidad que tanto necesita cualquier estilismo.

5 Lúcela con zapatillas blancas

Mención especial merece la de mezclar las zapatillas blancas con una falda de este estilo. Quizás te pueda parecer que siempre rescatamos las zapatillas blancas pero es son perfectas para un look de día y también para uno de oficina. Si quieres lograr este último, que sea primero de todo para los viernes, ya sabes que es en ese día que se puede llevar un look working girl relajado, y segundo, que la parte de arriba sea un poquito arreglada como una blusa o una camisa blanca. Si te quieres poner tu falda plisada con tus zapatillas blancas de siempre para un look casual, prueba con una camiseta básica y una biker efecto cuero o un bralette ancho y un blazer. ¡Tú decides!

6 Con blazer y zapatos acabados en punta

Veamos en detalle cómo es eso de llevar la falda plisada con la blazer. Ambas te pueden dar un aspecto formal, así que tendrás que poner o quitar prendas en función de a dónde te dirijas. Si se trata de otro conjunto de oficina, además de la blazer y la falda añade unos zapatos acabados en punta. Y si es una ocasión especial donde los haya, que la blazer sea larga, de calidad, un poco ancha y que caiga una pizca más allá de la cadera; que la falda plisada se vea elegante y sin adornos extra y que los zapatos derrochen personalidad, por ejemplo, unos salones o unos de tira en el empeine y taco cuadrado.

Ahora ya conoces todos los secretos para lucir divinamente tu falda plisada favorita. ¡Misión cumplida!