Trucos eficaces para planchar una falda plisada (y que quede impecable)

Paso a paso para que tu falda luzca como el primer día

María Cerrato de la Fuente

La mayoría de las veces, cuando elegimos una prenda, nos solemos guiar por nuestros gustos y necesidades. El detonante para llevarnos esa prenda a casa suele ser que nos siente bien, y pocas veces nos preocupamos de si se trata de una pieza delicada por su tejido o por su forma. Y, en ese momento, no nos importa cómo la vamos a lavar o planchar, si tendremos problemas o si quedará igual que cuando la adquirimos. 

Un ejemplo de ello son las prendas de lino o algodón, pues cuando las lavamos tenemos que volver a plancharlas con el duro trabajo que conllevan estos tejidos. Lo mismo sucede con determinadas formas, como pueden ser las faldas plisadas o tableadas, que pueden convertirse en tu peor pesadilla. Aunque algunas de ellas, por la caída de su tela, no necesitan cuidados especiales existen algunas que por su composición requieren un planchado exhaustivo antes de ponérselas. ¿No sabes por dónde empezar? En Diario Femenino te damos algunos trucos eficaces para planchar una falda plisada y conseguir que quede impecable. ¡Toma nota! 

Tips necesarios para lavar correctamente tu falda plisada

Antes de trabajar doblemente en el planchado, lo primero de todo es lavarla correctamente. Un lavado adecuado evitará más arrugas de las necesarias y un gasto económico extra de luz y de tiempo, que es lo más valioso. Para lavar bien tu falda debes tener en cuenta...

- Presta atención a las recomendaciones de lavado de la etiqueta interior. Lo mejor es que laves tu falda en programas cortos o delicados y a temperatura baja. 

- Utiliza detergente especial para prendas delicadas. Incluso existen detergentes especiales para evitar arrugas, así que prueba a comprar uno y utilizarlo en prendas que se arruguen al hacer la colada y que te resulten difíciles de planchar. 

- Cuando la lavadora termine, seca tu falda en seguida y tiéndela estirada. Procura no centrifugarla demasiado, solo lo justo. 

- Si vas a lavar la falda a mano procura que la temperatura del agua no esté muy caliente y aclárala con agua fría. Al escurrir no retuerzas la falda y hazlo del todo sobre una toalla limpia que absorba la humedad. Tiéndela muy estirada al aire libre. 

Paso a paso para planchar una falda plisada y que quede como nueva

Si cuando recojas la falda está arrugada y necesita un toque de plancha, vamos a contarte algún truco para que no se te desarmen las tablitas ni el plisado. Y, sobre todo, para que no aparezcan dobles tablas o pliegues raros. Toma nota: 

+ Debes tener una tabla en condiciones aptas y una plancha que desprenda vapor. De hecho, debes poner en la opción de vapor tu plancha. Antes que nada, mira de nuevo las recomendaciones para el planchado de la etiqueta interior.

+ Mete en la tabla la falda, siempre la cinturilla en el lado más estrecho de la misma y el resto de la falda que quede estirada hacia la parte más ancha.

+ Comienza planchando la cinturilla en redondo, deslizando el diámetro de la falda. Llega hasta donde empiezan los pliegues.

+ Una vez que tengas la cinturilla y la parte de arriba de la falda planchada, comienza a planchar la parte de los pliegues de poco en poco. Primero coge dos o tres pliegues y dóblalos cuidadosamente por la zona del doblez. Si no se quedan muy plegados, un truco que puedes llevar a cabo es ayudarte con clips, con pinzas o con alfileres para fijar los pliegues a la tabla. Desliza cuidadosamente la plancha y que ésta eche bastante vapor para ir aplastando las tablas de la falda. Ve poco a poco haciéndolo con el resto de las tablas. Al principio, será un proceso lento, pero irás cogiendo en tranquillo conforme vayas avanzando.

+ Una vez tengas planchada la prenda, cuélgala tal cual sin quitar los alfileres en un lugar en el que se seque correctamente antes de guardarla en tu armario.

+ Cuando la guardes, ten en cuenta que debe tener un espacio adecuado para que el trabajo que tanto esfuerzo y tiempo te ha costado realizar, no se vaya al garete.

¿Un último consejo? Salvo que te hayas manchado o rozado la falda o se le haya impregnado un olor, no es necesario lavarla constantemente. Normalmente utilizamos las faldas con medias, así que no sufren el roce de nuestro cuerpo y no huelen a sudor como puede hacerlo una camisa o camiseta. Por esto, olvídate de meterla a la lavadora cada vez que te la pongas. Ahorrarás esfuerzo y dinero mientras conservas la ropa sin deteriorarse durante más tiempo. 

Puedes leer más artículos similares a Trucos eficaces para planchar una falda plisada (y que quede impecable), en la categoría de Faldas en Diario Femenino.