Libros y webs de autoayuda: verdades y mentiras

Dejar de fumar, hacer dieta, aprender a decir "no", realizar ejercicio, estudiar inglés... muchos son los buenos propósitos que nos prometemos a nosotras mismas de vez en cuando. Pero muchas veces, al poco tiempo, nos damos cuenta de que todo queda en agua de borrajas.

¿Falta de interés? ¿Sientes que necesitas un plus de motivación? ¿Será quizás que la voluntad flojea? Corres desesperada en busca de algo o alguien que te ayude a despegar y siempre está aquella amiga que te recomienda uno de los tantos libros de autoayuda que abarrotan las estanterías de las librerías.

Corres a casa, te encierras en tu habitación, lees con avidez el libro en cuestión y esperas que se produzca el milagro... Sentimos decirte que el milagro no se va a producir, pues los libros de autoayuda son eso: una ayuda para poder conseguir tus objetivos y no un instrumento que a golpe de varita mágica vaya a solucionar todos tus problemas.

Y es que éste es uno de los grandes errores en los que caemos al acudir tanto a libros como a webs de autoayuda. Por el contrario, si nos acercamos a ellos prudentemente, con esperanza, sí, pero sin esperar "la Solución", podremos sacar mucho partido a sus enseñanzas. 

Webs y libros de autoayuda que realmente ayudan

No obstante, debemos tener en cuenta una serie de premisas para que no nos den gato por liebre, pues hay mucho listillo en este mundo que pretende vendernos la panacea no sin pedir un buen pellizco a cambio, eso sí.

En cuanto a los libros, busca aquellos autores reconocidos publicados en editoriales serias y, antes de decidirte, lee unas cuantas reseñas en Internet que avalen la seriedad de su autor.

Como muestra, te aconsejamos que eches un vistazo a los siguientes: ¿Quién se ha llevado mi queso? (Spencer Jonhson), una graciosa historia que nos habla de los cambios, tanto en la vida profesional como personal, a los que muchas veces nos vemos sometidos; El monje que vendió su Ferrari (Robin S. Sharma), un libro que te ayudará en cuanto al autocontrol, esa faceta de la personalidad muchas veces olvidada y tan importante para vivir en sociedad; o El hombre que plantaba árboles (Jean Giono), ejemplo de solidaridad, del hacer sin pedir nada a cambio, ejemplificado en su mismo autor, que cedió los derechos del libro sin pedir un céntimo por ello.

Otro tanto ocurre con las webs de autoayuda: debes asegurarte de que ciertamente son serias; es decir, de hay detrás personas cualificadas que te asesorarán sobre la autoayuda de manera eficaz y, sobre todo, sana, pues la nube está plagada de páginas que lo único que harán será enredarte y, lo que es peor, cobrarte por ello, por no hablar de las consecuencias a nivel emocional que podrían producirte.

Por último, debes ser muy cauta si tienes hijos adolescentes, pues muchas veces suelen encontrar páginas de autoayuda en la Red que podrían ser nocivas tanto para su salud mental como física. Lo mejor será que acudas a un especialista que te oriente en ello y que, por supuesto, no dejes de seguir nuestros consejos.

 

Victoria C. Moreno  •  lunes, 24 de septiembre de 2012

DF Temas

2 comentarios

Avatar

  • mari
    mari

    08/04/2015 23:01

    es hermoso pero me gustaria aprender y mas porq yo tengo problema de el autoestima bajo y me siento q nada me sale bien y quisiera de sapareser

    Valorar
    Responder
  • itachi
    itachi

    25/02/2014 17:11

    Estoy tratando por todos los medios hacer lo que acabas de explicar en el artículo con esta misma web y con la autora del post, (osea usted misma), pero no logro encontrar ni un solo dato de lo que pide que se haga con otras webs.

    Un saludo

    PD: Nadie es profeta en su tierra

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (2 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x