Valores de belleza: Betty la Fea versus Fiona Shrek

Vilma Medina
Valores de belleza: Betty la Fea versus Fiona Shrek

Seguramente esta mañana te has mirado al espejo para lavarte la cara, cepillar los dientes, arreglar el pelo, maquillarte......Todas queremos estar guapas. ¿Quién quiere a un "patito feo", o a "una Bestia"? Todas buscamos la belleza, de hecho, desde pequeñas hemos aprendido, a través de muchos canales, que lo bello está relacionado con la felicidad, la bondad, el éxito, y con una mejor aceptación por parte de los demás. Delante de la fealdad muchas se comportan con intolerancia, desprecio, con mal juicio. Nosotras mujeres, y madres de niñas, sabemos mucho de ello. Desde que éramos pequeñas siempre nos enseñaron que debíamos vestirnos bien, y tener buena presencia. Siempre ha sido importante estar guapas.

Mirando al espejo hoy, me acordé de tantas historias... Me acordé fundamentalmente de los cuentos infantiles. ¡Cuántos "cuentos"!, madre mía. Indudablemente, los cuentos nos enseñaron valores realmente educativos como la bondad, la responsabilidad, el compromiso, la solidaridad. Sin embargo, algunos nos hicieron mucho daño principalmente a las mujeres.

Valores de belleza: Betty la Fea versus Fiona Shrek


Desde el punto de vista de género, algunos cuentos predican el machismo. Me refiero a la princesa que tiene que ponerse guapa, con su vestido de seda, con sus labios de carmín, su pelo impecable, para aguardar la llegada de su príncipe. Las princesas, siempre guapas, rubias, de piel clara, siempre fueron pasivas, sufridas, engañadas, controladas, las víctimas, las "pobrecitas", a la espera de un príncipe que las salvara y se casara con ella, y así la felicidad seria eterna. Creo que muchos cuentos nos aprisionaron durante años en contextos discriminatorios, con perjuicios y racismo. ¿Por qué las brujas, las malas, las tontas, las mediocres, son siempre feas? ¿Será la fealdad un perfil determinante de la maldad?

Falsos valores de belleza: Betty la Fea
Tal vez por eso yo sea una fan de Shrek, el ogro verde y su novia, la princesa Fiona, con aspecto horripilante, que no tiene más remedio que vivir la soledad en una cabaña en el medio de un bosque, y que por ello se convierte en un ser duro, frio, y que resiste incluso a aceptar la amistad de un burro. Shrek provoca un cambio de mentalidad, nos hace conocer el otro lado de la fealdad, y propone que la belleza no sea un factor determinante para el enamoramiento.

Sin embargo, cuando todo parecía indicar que Shrek había abierto las puertas para los cambios de valores en este sentido, parece ser que otra vez estamos predestinados a volver a oír las historias de siempre. Betty la Fea, la secretaria fea de la televisión vuelve a recuperar la historia del patito feo que solo después que se convierte en un bello cisne es aceptado por su entorno. Lo ideal sería que Betty la Fea no fuera protagonista por su aspecto y sí por ser inteligente y sensible.

El mundo, las personas, los valores, cambian. Los cuentos también. Y a pesar de que algunos todavía se resistan a valorar a las mujeres y sus derechos, creo que muchas familias ya poseen ciertos criterios a la hora de contar cuentos a sus hijos. Sus niñas seguramente tendrán otras perspectivas y propósitos en la vida que no sea solamente ser la mujer o la princesa de. Si queremos, podemos estar guapas, pero que sea primero para nuestros espejos y nuestros ojos.