La importancia del PH vaginal en la higiene íntima

Teresa Guerra
descubre la importancia del ph vaginal

El pH (potencial de Hidrógeno) de los genitales de la mujer es la defensa que la vagina emplea ante las infecciones y otras de las molestias. Un sistema de protección del cuerpo al que hay que prestar atención y dedicar cuidados específicos.

El pH vaginal es distinto en cada etapa de la vida de la mujer: durante la pre-adolescencia y la menopausia el pH vaginal es neutro; desde la pubertad y hasta la menopausia, durante la edad fértil de la mujer, es más ácido; y en situaciones especiales, como el embarazo, el pH aumenta aún más su acidez.

Tener un pH vaginal equilibrado en cada una de estas etapas es un claro determinante de buena salud y cuando se ve alterado puede favorecer las infecciones y otras patologías. Además, un pH desequilibrado se puede asociar con muchas molestias.

El desequilibrio del pH vaginal puede favorecer la aparición de microorganismos dañinos en la vagina. La disminución de la acidez (pH elevado) en la vagina favorece la aparición de las inflamaciones. El reajuste del pH vaginal resultará beneficioso, tanto en la prevención como si ya han aparecido enfermedades como la vaginitis.

Mantener un correcto pH vaginal

Por ello, al acudir al ginecólogo es importante que este determine el valor del pH vaginal y, si estuviese alterado, proceda a su normalización. Pero también pueden ponerse en marcha algunas medidas de higiene para favorecer la protección y el nivel de pH vaginal: