El origen del Lago Antañavo: leyenda africana sobre el poder del agua

¿Conoces cómo se formó el lago más conocido de Madagascar? ¡Esta historia resuelve el dilema!

Azucena Zarzuela

La historia africana del origen del lago Antañavo

¿Os apuntáis a nuestro viaje? En esta ocasión viajamos hasta la gran isla de Madagascar para descubrir una leyenda africana sobre el poder del agua y de los cocodrilos (viendo en ellos más que sus enormes dientes) de lo más popular. De hecho, es tan conocida por todo el mundo que en la actualidad ha servido para explicar el origen del Lago Antañavo. ¿Quieres descubrir de qué se trata? ¡Te encantará la historia

La curiosa historia del origen del Lago sagrado Antañavo 

En la zona norte de la isla, donde habitan los Antakarana, se hunde entre las montañas este bello lago donde, según la tradición africana, antes se levantaba una poderosa ciudad gobernada por un rey querido por su pueblo. Él hizo del sitio un lugar floreciente con ricos y variados cultivos sin olvidarse de dedicar espacio para el ganado. Felicidad era, sin duda, la palabra que, por aquel entonces, definía a la ciudad. Era justo el escenario perfecto para crear una familia y encontrar la prosperidad.

Allí fue donde nuestra pareja protagonista decidió asentarse y tener un bebé. Pocos conocidos aún tenían cuando el pequeño asomó su redonda carita al mundo. No obstante, pocos fueron también los que no se acercaron a la familia para trasladarles sus mejores deseos y felicitaciones y agasajarles con algún presente o detalle. ¿Se podría ser más dichoso? Pero pronto todo cambió... ¡Atención al resto de la historia! 

La curiosa leyenda africana del lago Antañavo

Especial leyenda africana sobre el Lago Antañavo

Pero a los días les sucedían las noches. Y bajo la luna, el recién nacido puntualmente comenzaba a llorar desesperadamente. La joven madre todo lo intentó y todo lo probó, pero el pequeño no encontraba consuelo. Canciones tradicionales susurradas con amor, cambio de brazos alternándose con el padre, caricias, masajes, pequeños paseos entre arrumacos… nada calmaba al bebé. Y así fue como la desesperación se convirtió en consejera. La madre, cada día más cansada, decidió apartarse del pueblo para dejar dormir al resto de vecinos y acercarse al viejo tamarindo para tomar el aire fresco de la noche. 

¡Sorpresa! La idea funcionó. Y mientras los dos estuvieron acogidos bajo el árbol pudieron descansar y dormir apaciblemente. Lo que aún no sabían es que la tregua sólo iba a ser momentánea. Al regresar al casa, volvieron las lágrimas y los gritos del llanto. Vuelta otra vez al tamarindo y al descanso. El pequeño parecía que sólo lloraba al cruzar el umbral de la casa.

A la noche siguiente, la madre fue sobre seguro. Cuando las estrellas saludaban desde el cielo, ella dirigió hacia el tamarindo sus pasos con su bebé en brazos dispuesta a pasar la noche al raso, pero con su hijo tranquilo. Cualquier sacrificio es pequeño si se hace en el nombre de un hijo y por su bienestar. Cuando descansaba bajo el árbol notó una fuerte sacudida, como si el mundo temblara y se desquebrajara. Sobresaltada fue testigo de cómo un gran agujero se abría bajo el pueblo para hacerlo desaparecer. Ni casas, ni marido, ni vecinos. Todo desapareció en la negrura. Sin tiempo para reaccionar y apretando al pequeño contra su pecho descubrió que el hueco dejado por la catástrofe comenzaba a llenarse de agua.

Por la mañana sólo había dos supervivientes, madre e hijo, y grandioso lago. ¿Sabía el pequeño lo que iba a suceder? Sin duda, él salvó la vida a su madre porque seguramente algo sintió y por eso no quería dormir allí. Cuando los pueblos vecinos conocieron la noticia bautizaron al lago con el nombre de Antañavo, y desde entonces lo consideraron un lugar sagrado. 

La verdad sobre el agua sagrada del Lago Antañavo

La leyenda popular que acabas de leer está totalmente integrado en la cultura de la isla, hasta el punto de que en los pueblos de los Antakarana y Sakalava se afirma que las almas de los antiguos habitantes de la poderosa ciudad se han reencarnado hoy en día en cocodrilos, los auténticos dueños y señores del lago. Por eso su caza está totalmente prohibida, y no solo eso. En determinadas fechas, bajo el rito de celebraciones, se ofrece a los cocodrilos abundante comida a cambio de que ayuden a madres a tener un bebé. Son muchas las mujeres que acuden a la cita con una esperanza para su vientre. 

Pero no sólo los cocodrilos son sagrados, también lo son las especiales aguas del lago. Bañarse en ellas está prohibido, pero dado que se ha corrido la voz que es curativa con infinitas propiedades beneficiosas para la salud, una puede llenar un pequeño recipiente y llevárselo.