La leyenda mexicana del perro negro (y las versiones de otros países)

Existen muchos mitos que rodean a este animal

Azucena Zarzuela

Hay un dicho popular que dice que "el perro es el mejor amigo del hombre". ¿Será por ello que fue de los primeros animales en ser domesticado? Incluso, hoy en día, los perros son un miembro más de nuestra familia, hasta el punto, de que les vestimos, les abrigamos y tienen sus propios centros de pedicura y espacios propios de ocio y hoteles. Pero si hurgamos en su pasado también encontramos que sobre ellos se ha vertido mucha tinta. Tanta, que arrastran un halo de misterio y leyenda.

Si la tradición popular ha convertido al gato negro en augurio de mala suerte, al perro negro lo ha presentado como a un ser demoníaco. ¿Estáis preparadas para descubrir la parte más terrorífica de estos caninos? Pues atentas, que os la explicamos.

Hay tantas leyendas sobre los perros negros como culturas ancestrales o diferentes creencias. La línea que separa al mito y la fantasía de la realidad es muy fina. Aquí van algunas de las versiones de las diferentes leyendas (mexicanas, europeas...) que aún hoy se escuchan para que cada una se apunte la que más le guste.

Misteriosas leyendas que rodean al perro negro en distintos países y culturas

+ Leyenda mexicana del perro negro: un can asociado a la muerte 

En tierras mexicanas se recuerda a un perro negro custodio de una casa. Todos los días permanecía el canino en la misma posición de vigía en la puerta de la villa. Hasta aquí todo parece normal. Pero al poco tiempo la muerte entró por la puerta para llevar al Inframundo a su dueño. El desorden y los signos de violencia fueron el escenario que se encontraron los que hallaron el cadáver. Pero había algo más. Tras una investigación, las fuerzas del orden solo pudieron concluir que en la escena del crimen todo apuntaba como asesino a un perro ya que solo pudieron encontrar huellas de este animal y pelaje negro. Los rumores fueron los que emitieron la sentencia, pues desde la muerte del propietario de la villa nunca más se volvió a ver al can negro. ¿Fue realmente éste el asesino o solo presagiaba lo que iba a acontecer? Pregunta sin respuesta, aunque desde entonces el perro negro está asociado a la muerte con violencia.

+ Leyenda escandinava y anglosajona del perro negro: un can guardián y protector

Una versión más amable sobre estos animales la encontramos en la mitología escandinava y anglosajona, actualizada tras la popularidad de los libros de J.K. Rowling y su saga literaria de Harry Potter. El Grim, como se le conoce, se dice que era un espíritu que, aunque con un aspecto terrorífico y espeluznante gracias a sus ojos rojos y su enorme tamaño, rondaba cerca de las iglesias para vigilar que éstas siempre estuvieran protegidas y cuidadas. El origen de esta teoría (no científica por supuesto, pero el mundo de las creencias es libre) se basa en que hace muchos años, en estas zonas, se sacrificaba a un perro negro y se enterraba a la entrada de una iglesia cuando ésta se construía. Ale, ya tenían así a su espíritu guardián y protector.

+ Leyenda del perro negro según el folclore europeo 

Quizá el más popular sea Cerbero, mítico ancestro de los perros negros del folclore europeo. Es un monstruo que custodia la puerta del Infierno en la mitología griega para asegurarse de que ningún vivo se le cuela y, sobre todo, de que ningún espíritu muerto pueda escapar de su territorio de sufrimiento.

+ Otras versiones de las leyendas sobre el perro negro 

Hellhound es otro nombre por el que se conoce también a estos perros negros. Los textos donde lo encontramos también pertenecen a la mitología sobrenatural y al bestiario maldito. Aquí, nuestros fieles amigos de compañía se presentan con ojos que parecen incendiados y gran velocidad. Lo suyo es un visto y no visto. Pero su gran característica es el fuerte olor a azufre que desprenden. Al menos así lo recuerdan quienes aseguran haberse encontrado con él. A mi que me perdonen, pero con leerlo en los libros tengo bastante, no necesito de ningún encuentro personal con semejante bicho. Los relatos son variopintos, pero la mayoría de las teorías coinciden en afirmar que quienes les miran a los ojos fijamente en cuestión de días encuentran a la muerte. De nuevo nos encontramos aquí con un cicerone que nos acompaña a las puertas del Inframundo.

También hay versiones que hablan de que el perro negro es la figura que adoptan los chamanes con su magia negra para cobrarse la vida de sus víctimas y seguir alimentando historias para no dormir. Y una, que quiere dormir a pierna suelta, prefiere pensar en esos cachorritos achuchables y que tanta compañía nos dan, independientemente de que sean negros. Si presumimos de no ser racistas, no lo somos ni de los perros. Y es que, sea por el motivo que sea, la estadística demuestra que los perros negros tardan más en ser adoptados.

¿Conocías las leyendas del perro negro? ¿Conoces alguna otra? ¡Compártela con nosotras en los comentarios!