El Nahual: impactantes leyendas mexicanas sobre un animal terrorífico

Los populares relatos de miedo que se esconden detrás de este ser

Azucena Zarzuela

Las culturas prehispánicas de América comparten más de lo que parece. El Nahual, leyenda típica mexicana, deriva de una palabra que proviene del náhuatl (lengua madre y origen del azteca) y se traduce por “doble” o “proyectado”. Y es que, según la tradición ancestral del mundo precolombino, los dioses aztecas, mayas o toltecas tienen el don de transformarse en animales para interactuar con las personas, pues cada ser humano está protegido y guiado, desde su nacimiento, por un animal.

Si bien esto es entendido como un don, una habilidad que puede agudizar nuestros sentidos y ponernos en contacto con el mundo sobrenatural, la mayoría de los mitos que tienen un nahual como protagonista, relatan leyendas terroríficas con las que el folclore mexicano infunde miedo en las nuevas generaciones que conocen su cultura gracias a los relatos de los más ancianos que no dejan morir la tradición oral. Así que magia y espiritualidad son hoy, en Diario Femenino, nuestros protagonistas.

Si bien es cierto que las creencias populares cuentan con muchas leyendas mexicanas sobre nahuales que resultan interesantes, nosotras nos quedamos con ésta, donde un campesino convertido en perro se entrega al Mal.

 ¿Qué se esconde detrás del Nahual? Leyenda mexicana:

La noche cubría de oscuridad los bosques del actual municipio de Chiautempan. Pero la luna, que reinaba en el cielo, daba brillo a los árboles para crear estatuas fantasmales. La quietud y el silencio sobrecogía el alma del grupo de cazadores que se atrevía a aventurarse en tal escenario en busca de alguna presa o trofeo. Pese a no ver nada, todos sabían que algo allí se ocultaba entre los arbustos mientras les vigilaba. ¿Quién sería entonces la presa?

Según avanzaban las horas, lograron ver la figura de un gran perro, el cual depositaba su terrorífica mirada sobre los cazadores mientras permanecía estático. Era como si con ella y su actitud les retara. Uno de los cazadores, tratando de ignorar el miedo que le provocaba, pensó que el animal podía ayudarles a dar caza a alguna presa. Por ello, buscó su acercamiento. Pero lo único que consiguió fueron ladridos terroríficos y furia. Y es que, en sus dientes y ojos había una violencia inusitada.

La reacción fue inmediata. Espantaron al animal tras dispararle en una pata. El perro huyó y fue perseguido hasta llegar a un misteriosa cabaña en mitad del bosque, donde le perdieron la pista. Fue así como los cazadores llamaron a la puerta para avisar a sus habitantes de que un perro herido y peligroso se hallaba por los alrededores.

Solo les recibió un campesino, quien les invitó a entrar en su cabaña donde poder encontrar algo de descanso. Los cazadores se extrañaron por la soledad del campesino, pero aún más por las muchas riquezas que ocultaba en su hogar. Mientras le alertaban de su encontronazo con el perro, el dueño de la cabaña se limpiaba una reciente herida en su pierna. Todo resultaba de lo más extraño y perturbador, pero nadie se arriesgaba a hacer demasiadas preguntas.

El Nahual: ¿animal terrorífico o protector?

Al día siguiente, al llegar a la aldea más cercana, decidieron descansar los campesinos en una taberna. Incrédulos ante lo que habían visto, y ahora sí, sintiéndose más seguros, decidieron compartir con el tabernero su aventura nocturna y sus sospechas. El tabernero les confirmó que el perro salvaje no era otro que el campesino, quien hacía muchos años había vendido su alma al Diablo. Y éste, a cambio, le había concedido el don de la metamorfosis para servirse de ella y robar no pocas riquezas.

Pero no solo la fiera buscaba el oro, también la sangre. El temido can ya se había cobrado la vida de numerosas víctimas. Nuestros cazadores podían sentirse afortunados, ya que ninguno había resultado herido.

Adentrarse en un bosque oscuro siempre puede ser peligroso, sobre todo porque la oscuridad da alas a nuestros miedos para que estos puedan volar. Sin embrago, si queréis visitar Tlaxcala y no sufrir la visita de un perro salvaje, debéis ir protegidos con crucifijos y piel de víbora, ya que esta última deshace la metamorfosis del perro y solo hallaréis así a un solitario y amable campesino.

Los nahuales son temidos desde épocas indígenas. Magia negra, rituales sangrientos, víctimas inocentes se esconden detrás del poder de la transformación en tierras mexicanas. Y aunque han llegado a nuestros días con el estigma de ser malvados también hay quien asegura que solo se trata de animales guardianes y protectores. ¿En qué animal estás pensando si pudieras convertirte en alguno?

Puedes leer más artículos similares a El Nahual: impactantes leyendas mexicanas sobre un animal terrorífico, en la categoría de Cultura en Diario Femenino.