El afecto mata la pasión

El afecto mata la pasión

La vida de una pareja pasa por diferentes etapas que van desde el flechazo hasta la supervivencia de la relación a pesar de las dificultades de lo cotidiano. En el peor de los casos, la historia termina en un auténtico desamor y se produce la ruptura sentimental. Nos preguntamos cuáles son las causas de que esa pasión inicial se vaya apagando y si hay algún método para mantenerla. La clave, en cualquier caso, está en el afecto; un sentimiento que hay que aprender a manejar.

La pasión que se transforma en afecto

Un buen día te das cuenta que ese hombre que con sólo mirarte te volvía loca de deseo ya no te produce más que una cierta ternura. Descubres que le quieres, pero ya no con locura, sino con un afecto sosegado que asumes como todas esas cosas inevitables de la vida. Es el momento de pararte a reflexionar sobre tus verdaderos sentimientos, porque la muerte de la pasión puede crear ciertas dudas capaces de terminar con una pareja.

Las dudas y la confusión sobre lo que sientes son más evidentes cuando te enamoras de otra persona. Sí, que estés en pareja no quiere decir que hayas perdido tu capacidad de enamoramiento y entonces te empiezas a debatir entre vivir una pasión arrebatadora de nuevo o mantener a tu pareja, a la que ahora sólo te une el afecto. ¿Acaso no te parece suficiente?

El afecto es un sentimiento que en ocasiones también produce tristeza, porque resulta poco comparado con vivir una pasión que te llene de energía, vitalidad y sonrisa permanente. Pero tienes que valorar el potencial del afecto, porque se si estamos hablando de un futuro juntos, el cariño es una base más sólida que el deseo sexual y la idealización del amor.

Combinar afecto y pasión

Es cierto que el afecto que sientes por tu pareja ha acabado con vuestra pasión, que la urgencia ha dado paso al compañerismo y el deseo a la complicidad. Y también es cierto que te encantaría mantener ese estado de enajenación mental que produce el enamoramiento, pero físicamente es imposible. Así que si realmente te interesa seguir con tu relación, será mejor que aprendas a manejar el afecto.

Porque si eres capaz de combinar el afecto con el deseo, conseguirás por fin, una pareja sólida y duradera. No pierdas de vista que ese compañero de vida que elegiste porque te volvía loca no es tu amigo, ni tu hermano, así que diferencia el amor que sientes por él y trabaja para encender la chispa de nuevo. Claro, que no sois dos adolescentes que os acabáis de conocer, pero ni la edad, ni todo el tiempo que lleváis juntos impiden que hagáis alguna locura de vez en cuando.

Así que prepárate para sorprender a tu pareja con algo novedoso que lo saque de la rutina. Un viaje juntos puede reavivar la pasión escondida y un remedio que nunca falla es recordar esos momentos del inicio de la relación cuando apenas podías esperar para veros. En cualquier caso, para que una pareja funcione, no debes tener miedo del afecto, sino de que ese afecto oscurezca la pasión.

Laura Sánchez  •  martes, 5 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x