Fases psicológicas de una ruptura sentimental

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Fases psicológicas de una ruptura sentimental

No es fácil superar una ruptura amorosa porque nos invaden sentimientos que no podemos manejar y que, a veces, ni siquiera podemos reconocer. La verdad es que romper con tu pareja supone un dolor intenso del que sólo podrás recuperarte si aprendes a identificar las fases de ese duelo que es obligatorio pasar. Un duelo que se asemeja al que atravesamos tras la muerte de un ser querido, porque una ruptura sentimental supone también una pérdida enorme.

Etapas del duelo

Es cierto que cada persona maneja una ruptura sentimental de forma diferente, pero la pérdida de la pareja implica pasar por una serie de fases psicológicas que, en líneas generales, son comunes en todos los casos. Reconocer cada momento que estás atravesando te ayudará a superar la tristeza de la separación.

El primer momento tras una ruptura es un sentimiento de negación. La idea de no estar con tu pareja te parece sencillamente increíble y esos primeros momentos están rodeados de confusión, pero no de tristeza. La incredulidad y la confusión dejan paso a la ira, a la rabia y al enfado, primero con tu pareja y luego contigo misma por no haber hecho todo lo posible por salvar la relación.

Es entonces cuando aparece el sentimiento de culpa y rememoras todo lo que hiciste mal, preguntándote qué hubiera pasado si lo hubieras hecho de otra manera. Es normal que en este período caigas en un estado depresivo, lleno de tristeza por la impotencia de no poder volver atrás. Deja que salga toda esa tristeza en forma de llanto o incluso de aislamiento, pero no te quedes estancada en esa etapa.

Aceptar la separación

Porque el siguiente paso es aceptar la pérdida, ser consciente de la separación y admitir que esa persona ya no va a formar parte de tu vida. Evidentemente, reconocer esta situación te va a producir más dolor y sufrimiento, así es que es el momento de rodearte de la gente que te quiere o de buscar ayuda profesional.

Si en algo se diferencia el duelo de la muerte del duelo de una ruptura es en la diferente perspectiva del final. Aceptar la muerte de un ser querido implica reconocer que podemos ser felices sin tener a nuestro lado a esa persona. Por su parte, aceptar la pérdida de una pareja supone reconocer no sólo que podemos ser felices sin él, sino que vamos a ser mucho más felices que antes.

Por lo tanto, una ruptura sentimental representa el fin de una relación, pero también el comienzo de una nueva vida que puede llegar a ser mucho mejor que la anterior. Es en ese momento en el que el final se convierte en un principio cuando debemos aprovechar para escribir las líneas de nuestro propio cuento, porque sólo nosotras somos las responsables de nuestra felicidad.