Cómo NO romper una relación de pareja

Romper una relación de forma elegante

Ha llegado el momento. Te has dado cuenta de que tu relación de pareja no funciona, has analizado los pros y los contras y estás segura de que no quieres compartir tu vida con esa persona. Tras muchas reflexiones has llegado a la conclusión de que el amor terminó o de que, siemplemente, no funciona. Sólo queda un paso más, que es el más difícil: comunicar a tu pareja el fin de la relación. Pero si no quieres hacer más daño del necesario, es mejor que rompas la relación de forma elegante.

El fin de la relación sentimental

Ante todo tienes que tener en cuenta que una ruptura va a suponer un proceso doloroso para ambos, lo hagas como lo hagas. Pero siempre puedes reducir daños si tienes una actitud elegante, cordial y honesta para con la otra persona. La honestidad no siempre es sinónimo de sinceridad. La honestidad es reconocer que has querido a tu pareja durante un tiempo y que vas a hacer todo lo posible por no hacerle daño. No hace falta que pongas sobre la mesa todos los secretos que has estado escondiendo durante años.

Elegir el momento es crucial para que la otra persona guarde un recuerdo agradable de ti o te considere el monstruo que arruinó su vida. Evidentemente siempre es un mal momento para romper una relación cuando uno de los dos no quiere terminar, pero conviene tener en cuenta la situación personal de la persona a la que vamos a dejar. Si está pasando por un momento delicado superando la muerte de un familiar, o está sufriendo una enfermedad, no va a pasar nada por posponer un tiempo la separación hasta que se encuentre con fuerzas para afrontarlo.

Lo que NO debes hacer para romper una relación

Suponemos que si has pasado un tiempo con tu pareja la conocerás lo suficiente como saber qué es lo que le puede hacer más daño y ten en cuenta que cada persona recibe la información de diferente manera. Así que olvídate de esas típicas frases educadas para terminar una relación porque pueden doler más que la ruptura en sí. Especialmente conflictivo es el recurso "necesito cambiar de vida", porque es una bomba directa hacia la autoestima de la otra persona. Y puede que sea verdad, que necesites cambiar de vida y que tu pareja no te llene en absoluto, pero, como decimos, la sinceridad en una ruptura no siempre es la mejor opción.

El final de una relación tampoco es el mejor momento para hacer reproches, recuerda que estás rompiendo, no buscando soluciones a tus problemas de pareja. Así que de nada sirve echarle en cara todo lo que hizo mal. Tampoco intentes quedar "como amigos" porque eso es una estaca directa al corazón. Erais una pareja y tú estás rompiéndola, así que tendrás que asumir las consecuencias de tu decisión siendo la villana del cuento que impidió el final feliz.

En realidad, no existe la frase ideal para poner punto y final a una historia de desamor, pero sí sabemos que una de las alegaciones más infundadas y dolorosas es la de "esto lo hago por ti; en un futuro me lo agradecerás".

Laura Sánchez  •  lunes, 2 de septiembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos