La importancia del cariño: ¿por qué necesitamos los abrazos?

Maite Nicuesa

Un artículo publicado en la revista Muy Interesante refleja la importancia del abrazo para el ser humano. Este dato viene respaldado por una investigación realizada en la universidad de Duke donde se muestra el efecto negativo que tiene en un niño el hecho de no recibir abrazos y caricias en su niñez: ante la ausencia del contacto físico necesario, mueren millones de neuronas en su cerebro.

Este dato que puede resultar sorprendente, en esencia, está en armonía con la idea defendida por la filosofía que muestra al ser humano como un ser social por naturaleza que necesita del contacto con los demás. De hecho, cualquier persona se perfecciona a través de la amistad y el amor puesto que la felicidad, en esencia, es compartir.

En la misma línea, un estudio elaborado por la Universidad de Carolina del Norte muestra que los niveles de oxitocina aumentan ante el contacto físico. Este efecto no se produce únicamente ante un gesto romántico de la pareja, es decir, cualquier tipo de contacto, que a ti te resulte confortable, te aporta bienestar. Por ello, cabe destacar también que la presencia cercana y el cariño es vital para las personas de la tercera edad que muchas veces, se sienten solas. No existe enfermedad más amarga a nivel anímico que la soledad causada por la indiferencia y por el vacío social.

Mostrar más afecto

Hoy día, existen cursos en los que se intenta potenciar el bienestar a través del contacto corporal, no sólo directo, sino también, indirecto. Por ejemplo, una sonrisa es un buen regalo que puedes hacer a los demás. En los cursos de teatro se ayuda mucho a los alumnos a superar la timidez para expresar con su cuerpo todo tipo de emociones. Del mismo modo, a través de un curso de risoterapia puedes liberarte de los prejuicios que muchas veces, te limitan a la hora de mostrar el afecto.

¿Qué puedes hacer para recibir más abrazos? En primer lugar, animarte a mostrar el cariño tú primero. Y también, comprender que el modo de ser de cada persona es diferente. Aquellos adultos que en su infancia se educaron en un entorno frío con un bajo nivel de inteligencia emocional, puede que no hayan aprendido a decir te quiero con naturalidad a través de los pequeños gestos.

Los abrazos están vinculados con el reconocimiento, el respeto, la compañía y el apoyo que no sólo necesitas en los momentos de tristeza, sino también, en la alegría. Por ejemplo, agradeces las felicitaciones de todos aquellos que te quieren cuando vas a ser madre o cuando vas a casarte. Un abrazo es una forma de decirle a alguien: "Estoy aquí, puedes contar conmigo".

El cariño como terapia

El efecto terapéutico del amor también se refleja en el hecho de que algunos estudios reflejan que el amor y la estabilidad sentimental alargan la vida y las personas que viven acompañadas son más felices que aquellas que están solas. En este sentido, conviene ampliar la visión para entender que el amor es una expresión universal de un sentimiento que no puede reducirse únicamente al plano de la pareja.