El secreto de una relación liberal

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Buscamos incasables la fórmula para que una relación de pareja funcione. Porque la convivencia es difícil, el entendimiento entre hombres y mujeres no siempre se da y porque, a veces, simplemente el amor se acaba. Así, las rupturas sentimentales están a la orden del día y cada vez hay un mayor escepticismo frente a la relación de pareja. Puede ser que el modelo de pareja tradicional se haya quedado obsoleto frente a los cambios sociales y tengamos que encontrar nuevas formas de relación.

Apostar por una relación liberal

Si estás cansada de sufrir fracasos sentimentales pero no acabas de verte feliz soltera, tal vez sea el momento de plantearte otro tipo de relación de pareja. Mucha gente se ve incapaz de convivir en pareja según las reglas tradiciones, porque si bien los roles asignados a las mujeres y a los hombres están cambiando, hay personas que siguen sin adaptarse bien a las consecuencias derivadas de compartir la vida con otra persona.

Muchas personas se muestran reacias a perder su independencia, su espacio vital, a dejar de lado sus aficiones o a disminuir sus encuentros con las amistades. Además, cuando uno vive en pareja inevitablemente surgen sentimientos como celos, incomprensión y posesión. Y el miedo más frecuente es ese de perder la libertad individual. De esta forma, la relación liberal se muestra como la situación ideal para disfrutar del amor sin perder la identidad.

No podemos establecer las bases de una relación liberal, porque este tipo de relación consiste precisamente en que cada pareja crea sus reglas y sus límites en función de sus necesidades. Y, en contra de lo que mucha gente cree, una relación liberal no es sinónimo de libertinaje, ya que la exclusividad sexual también es algo a negociar. No todas las parejas liberales consideran oportuno tener relaciones sexuales con otras personas; en la mayoría de los casos, la relación liberal consiste únicamente en preservar la identidad y no convertirse en una extensión del otro.

Cómo hacer que funcione una relación liberal

Si bien cada pareja ha de establecer sus propias reglas, podemos desvelar algunas de las claves que harán que este tipo de relación funcione. La comunicación entre la pareja es más importante que nunca, pues ambos tendréis que exponer vuestras necesidades, vuestros deseos y pactar el modo de funcionamiento y los límites.

Además vais a necesitar grandes dosis de respeto para no invadir el espacio del otro, de confianza para que cada uno disfrute del momento por separado, y de honestidad, en el caso de alguna situación se convierta en un malentendido. Y para conseguir el completo equilibrio en una relación liberal, es fundamental que viváis ajenos a las críticas de los demás, porque no todos van a aceptar vuestra particular forma de entender el amor.

Pero esta posibilidad de fabricar una pareja a la carta según las necesidades de cada uno tiene sus peligros. Para que una relación liberal funcione ambos miembros de la pareja tienen que estar en una situación de igualdad emocional, porque si tú no estás muy de acuerdo con las reglas establecidas y sólo las aceptas porque no quieres perder a tu pareja, tienes el sufrimiento asegurado.