Carta de amor made in Hollywood: para un amor de película

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Angelina Jolie y Brad Pitt, un amor made in Hollywood

Vivimos muy influencias por la ficción del cine y la televisión y a todas nos gustaría que nuestro novio se pareciera más a esos protagonistas de Hollywood que además de estar buenísimos, son sensibles, cariñosos, atentos y románticos, pero también apasionados, aventureros, ingeniosos y con un toque peligroso muy sexy.

¿La realidad es tan diferente? Pues nosotras creemos que no. Evidentemente las películas de Hollywood exageran los rasgos de los protagonistas porque, al fin y al cabo, para ver una historia corriente no vamos a ir al cine. Pero seguro que eres capaz de reescribir el guión de tu historia de amor, convirtiendo a tu novio en el verdadero protagonista de tu carta de amor.

Piensa en todos esos detalles especiales, esos rasgos de los que te enamoraste para recrear vuestra historia en una carta de amor made in Hollywood. Si estás dispuesta a convertirte de un vez por todas en la protagonista de una historia de amor de película, fíjate en nuestra carta de amor made in Hollywood.

Ejemplo de carta de amor de película

Hola, mi vida:

Hace tiempo que quería escribirte esta carta de amor, porque me parece importante revisar nuestra historia de amor para darnos cuenta de toda la fuerza que desprende. Porque nuestra historia de amor no es una de esas historias corrientes, es un amor de película. Desde ese flechazo inicial en la terraza de aquel bar, hasta la forma en la que te empeñaste en que te diera mi número de teléfono.

Las cosas no pintaban bien por nuestras circunstancias personales; tú estabas casado y yo no podía olvidar a mi ex. Una aventura de verano que estaba destinada a quedarse en eso, en un amor de verano, pero que triunfó por una única razón: porque lo nuestro es amor de verdad.

Y no puedo arrepentirme de haber pasado por todas esas dificultades del principio, por nuestras citas a escondidas, por el miedo al futuro, por la incertidumbre de si estábamos jugando el uno con el otro. Pero resultó que no estábamos jugando, que apostamos por la sinceridad y por los sentimientos más intensos y verdaderos. Y aquí estamos.

Aquí estamos sonriendo a pesar de todo, a pesar de que los demás no nos creyeron. ¿Cómo iban a hacerlo? Si nadie podía sospechar lo que se estaba creando en nuestro corazón, un vínculo de apoyo, cariño y pasión que nunca antes habíamos sido capaces de crear. Me alegro tanto de haberte encontrado.

Para siempre.