Carta de amor para conquistar: no podrá resistirse

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las primeras etapas del amor son las más divertidas y emocionantes, pero también las más arriesgadas, porque esos primeros pasos pueden determinar el interés que él siente hacia ti. Según tu actitud, ese chico que acabas de conocer puede descubrir que no eres lo que buscaba o que, por el contrario, eres mucho más de lo que buscaba.

Tampoco se trata de que te sientas presionada para conquistar a ese chico que te vuelve loca, porque la verdad es que en una historia de amor hay mucho de suerte y de caprichos del destino. Pero siempre podemos ayudar al destino y ya sabes que a nostras nos encanta escribir cartas de amor.

Así que hemos pensado en escribir por ti una carta de amor para conquistar a ese chico que acabas de conocer, con el que ya has tenido unas pocas citas y que te encanta. Demuéstrale que eres especial.

Ejemplo de carta de amor para conquistar

Hola cielo,

He pensado en escribirte esta carta de amor porque me gustan las cosas claras, me gusta la sinceridad por encima de todo, pero sobre todo me gusta la sorpresa. ¿Has recibido muchas cartas de amor en los últimos tiempos?. Probablemente esta sea la primera, pero espero que no sea la última.

El objetivo de estas líneas es aclararte lo que siento por ti. Porque estos encuentros del principio resultan jugosos y emocionantes, pero estamos en un tira y afloja intentando no mostrar todas nuestras cartas. Y lo entiendo como un buen método defensivo, pero yo prefiero hacer las cosas de otra manera, prefiero ir a las claras.

Resulta que, si te hablo con sincerad, en este poco tiempo he enloquecido por ti. En la segunda cita ya no podía resistirme a tu sonrisa y en la tercera no puede evitar rendirme. Por eso espero con ansiedad ese próximo encuentro que espero que se produzca pronto. Y la verdad es que ese es el otro objetivo de mi carta: que nos volvamos a ver enseguida.

Porque la verdad es que tengo urgencia de ti, de volver a saborear tus besos y de seguir conociéndote en esas charlas regadas de vino hasta la madrugada. Y por supuesto que tengo urgencia de más. Aquí te dejo esta carta y con ella todas mis cartas boca arriba, porque la intuición me dice que no debo protegerme de ti.

Te espero, pero con prisa.