Cómo hacer una carta de amor de broma

Laura Sánchez

Así se hace una carta de amor de broma

No se trata de quitarle importancia al amor, pero a veces hay momentos en los que conviene relativizar este sentimiento tan intenso y dotarle de un toque de broma o diversión que nos haga no solo amar más a nuestra pareja, sino también sentirnos más cómplices.

Porque la risa es una de las mejores medicinas del alma y también un gran antídoto contra la rutina, queremos escribir una carta de amor de broma que le saque al destinatario una sonrisa y se enamore aún más de nosotras.

Destinatarios de una carta de amor de broma

Puestas a jugar con el amor, podemos ampliar el clásico concepto de amor romántico hasta llegar a demostrar nuestro amor a familiares, amigos o, por qué no, a nuestro jefe, si la situación lo requiere y queremos rebajar las tensiones del trabajo. Por eso, una carta de amor de broma puede ir dirigida a nuestra pareja, pero también a nuestro mejor amigo o a una hermana que necesita sonreír.

Para que una carta de amor de broma funcione, es necesario poner mucho cuidado en los detalles de la carta de amor, como la presentación, la forma de entrega o el momento de leerla. Conviene mezclar los detalles más románticos, como rosas o corazones con otros más triviales como guiños, emoticonos o frases picantes.

Porque el objetivo de una carta de amor de broma es sacar al destinatario una sonrisa a la vez que reflejar que cuidamos de esa relación y que nos preocupamos por esa persona. Lógicamente, la entrega de esta carta de amor no requiere una cena íntima a la luz de las velas, sino que puede ser tomando unas copas o en un ambiente festivo.

Trucos para escribir una carta de amor de broma

En una carta de amor de broma no queremos hacer una exaltación del amor romántico e ideal, sino demostrar el cariño que sentimos por el destinatario con la intención de hacerle pasar un buen rato. Y si el resultado final es una carta de amor de broma con puntos picantes, estaremos además revitalizando nuestra relación de pareja.

En Internet podemos encontrar gran cantidad de recursos que podemos mezclar con nuestra propia imaginación a modo de declaraciones de amor poco usuales y divertidas. Frases como “si me desnudas el corazón, la ropa se me cae sola”, o “si vas a pasear por mis sueños, al menos vístete”, son muy efectivas para relativizar la gravedad de los sentimientos en los inicios de una nueva relación.

También podemos hacer un ejercicio de creatividad elaborando una carta de broma con dos significados diferentes, según leamos la carta de la forma habitual o saltándonos una línea cada vez en la lectura. De esta manera, se consigue confundir e impactar al destinatario, pero también arrancarle la sonrisa y la admiración.